Navidades gallegas para el presidente

Rajoy recibirá el comienzo de año en su apartamento de las Rías Baixas junto a su mujer y sus hijos. Hoy ha dedicado su segundo día de descanso en las Rías Baixas a practicar senderismo, una de sus principales aficiones.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dedicado el inicio de su segunda jornada de descanso en las Rías Baixas a practicar senderismo, una de sus principales aficiones.

Rajoy se encuentra de vacaciones en la localidad pontevedresa de Sanxenxo, donde tiene una residencia, desde la tarde del pasado viernes, a la que se desplazó junto con su mujer y sus hijos tras ofrecer una rueda de prensa en la Moncloa en la que hizo balance político y económico del año 2014 y marcó las prioridades para 2015.

Al igual que en el día de ayer, el jefe del Ejecutivo ha dado un paseo esta mañana por la ruta de ‘Pedra e da Auga de Ribadumia’, acompañado por el presidente de la Autoridad Portuaria de Marín y marido de la ministra de Fomento, Ana Pastor, José Benito Suárez Costa.

A las 10.15 de la mañana ambos llegaron a uno de los puntos de inicio de la ruta de nueve kilómetros, que transcurre entre la localidad de Pontearnelas y el monasterio de Armenteira.

Rajoy iba ataviado con un pantalón de deporte azul marino, un chubasquero marrón y unas deportivas negras; mientras que su compañero y amigo Suárez Costa llevaba un pantalón vaquero, chubasquero y una gorra azules.

Ambos caminaron durante una hora aproximadamente en una mañana nublada en la que la lluvia respetó el paseo. Al llegar a la altura de los periodistas, el presidente del Gobierno dedicó un “buenos días” sin dejar de caminar.

Vuelta a Galicia

El presidente del Gobierno ha vuelto a Galicia por Navidad. Mariano Rajoy comparecía ante los medios el viernes en el Palacio de La Moncloa, como ya es tradición, tras el último Consejo de Ministros del año para hacer balance. Ya por la tarde-noche ponía rumbo a su tierra, junto a sus dos hijos, Mariano y Juan, y su esposa, Elvira Fernández, con quien además, hoy celebra su 18 aniversario de boda.

Este año, el presidente del Gobierno ha retrasado unos días su viaje a Pontevedra para pasar las fiestas navideñas, ya que la cena de Nochebuena que tradicionalmente solían celebrar en el domicilio de su suegra en la capital pontevedresa, este año tuvo lugar en La Moncloa con el fin de evitar que su padre, Mariano Rajoy Sobredo, tuviera que sufrir incómodos desplazamientos debido a su delicado estado de salud. Durante el tiempo que el presidente estará en Galicia, será su hermana quien se ocupe de sus cuidados en Madrid.

Disfrutar la playa, pese al frío

En principio serán 9 los días que Rajoy pasará en su tierra. Su intención es disfrutar de la noche de fin de año junto a sus amigos pontevedreses, su círculo íntimo durante sus tiempos de juventud. Ayer por la mañana se dejó ver de paseo junto a su esposa y uno de sus hijos por el Club Naútico de Sanxenxo, un lugar en el que es habitual encontrárselo desde los tiempos en los que el presidente era solamente Rajoy, aunque, para sus amigos de allí, como el dueño del bar que frecuenta, es simplemente Mariano. Los pontevedreses recuerdan siempre con mucho cariño al Rajoy diputado, al que fue presidente de la Diputación y al que siguen llamando «amigo».

A los hijos del jefe del Ejecutivo les gusta Galicia y disfrutan mucho de la playa aunque haga frío. Para el presidente, despedir y empezar el año en su tierra, junto al mar, es la mejor manera y ya una tradición. Hace un año dejó de fumar y asegura a su entorno que si no ha engordado es porque hace mucho deporte. Ayer mismo salió a caminar por la ruta da Pedra e da Auga de Ribadumia acompañado por el presidente de la Autoridad Portuaria de Marín y la ría de Pontevedra, José Benito Suárez, que es, además, el marido de la ministra de Fomento, Ana Pastor.

Tras la marcha, regresó a su casa situada a pie de playa y a medio día recorrió la villa camino del Club Náutico. Acompañado de su mujer y de uno de sus hijos, paró a tomar el vermú en un restaurante del que es asiduo y el dueño de local salió a recibirle amistosamente. El hijo de Mariano Rajoy le pidió a sus padres que les situaran en la parte de arriba del restaurante y no en la terraza del local acristalado, ya que desde ahí se divisa mejor todo el Club con los barcos atracados en el puerto.

Viri, la encargada del menú

A Mariano Rajoy las tierras gallegas le dan suerte. O eso dicen. Según su entorno podría celebrar la entrada del nuevo año en casa de un amigo. Él no está muy pendiente de los menús ya que es Viri, su mujer, quien se encarga de todo lo que tiene que ver con la celebración de estas fiestas y es muy posible que el capón, tan tradicional de Galicia, forme parte de alguno de los platos que degustará en estos días. Pero no todo serán vacaciones para el presidente. El martes viajará a Asturias para presidir, como presidente del Gobierno, la inauguración del subtramo Unquera-La Franca en la Autovía A-8. Abandonará Galicia el 4 o 5 de enero y el 6, el Día de Reyes, estará ya en Madrid para participar en la tradicional celebración de la Pascua Militar en el Palacio Real, que, además, este año tendrá un simbolismo especial ya que es la primera vez que la preside el Rey Felipe VI tras la abdicación de su padre. El 7 volverá la actividad a La Moncloa con la comisión de secretario y subsecretarios y el 9 tendrá lugar el primer Consejo de Ministros de 2015.