Piden que Marlaska comparezca en el Congreso por el fallo en el escrutinio

El propio ministro del Interior en funciones se reunió el miércoles con un grupo de representantes de la empresa Scytl-Vector para analizar los fallos que se dieron en la web oficial y exigir a su vez a la UTE una «respuesta rápida».

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska,  en el Palacio de Cibeles de Madrid / Efe
El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, en el Palacio de Cibeles de Madrid / Efe

El propio ministro del Interior en funciones se reunió el miércoles con un grupo de representantes de la empresa Scytl-Vector para analizar los fallos que se dieron en la web oficial y exigir a su vez a la UTE una «respuesta rápida».

El portavoz en funciones del grupo parlamentario popular en el Congreso de los Diputados, José Antonio Bermúdez de Castro, solicitó de forma oficial ayer por la tarde la comparecencia en comisión del ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, para que dé explicaciones sobre las «anomalías» que se detectaron en el escrutinio provisional de las elecciones municipales del pasado 26 de mayo. El miércoles, el propio Marlaska se reunió con un grupo de representantes de la empresa Scytl-Vector para analizar los fallos que se dieron en la web oficial y exigir a su vez a la UTE una «respuesta rápida».

Fuentes del Ministerio del Interior admitieron el miércoles que se habían producido «descuadres» entre los resultados que se podían consultar en la página web estatal y los que manejaban los interventores en las mesas electorales. «El recuento es perfecto, lo que ha generado problemas es la publicación de los datos por el volcado de los mismos en la web de los resultados provisionales», subrayaron portavoces oficiales a Ep. Según han explicado, el error se ha generado por el criterio de publicación de los sufragios que aplicó la empresa Scytl-Vector, ya que en la parte del resumen de cada provincia se reflejaron solo los votos «útiles» y se ignoraron los que no se traducían en escaños, una información que sí aparecía cuando se accedía a los resultados de cada municipio.

La voz de alarma la dieron a principios de esta semana varios partidos tras detectar irregularidades. El primero fue la CUP, que denunció que los datos que habían conseguido en Madrid eran erróneos. Después se sumó el PSOE, que señaló anomalías en Ibiza y León, así como problemas informáticos en varios municipios de Canarias.

El ejemplo perfecto es el consistorio balear. En la noche electoral, el PP celebraba haber recuperado la alcaldía de Ibiza, hasta entonces en manos de los socialistas. Según el recuento provisional, el PP obtenía siete concejales. Le seguían el PSOE con seis, Proposta per Eivissa, Podemos, Ciudadanos y Vox con dos cada uno y Ara con uno. Una vez corregidos los errores en los datos de la UTE Scytl-Vector, el panorama municipal ha cambiado hasta el punto de que es factible que el PSOE gobierne con UP. Los socialistas han recuperado casi 1.000 votos que se traducen en que crecen hasta los nueve ediles. El PP gana otro. Proposta per Eivissa, Vox y Ara Eivissa se quedan fuera.

La proclamación de los resultados definitivos del 26-M con el escrutinio oficial se lleva a cabo por parte de las juntas electorales en un proceso que se inició el miércoles y que se espera que concluya mañana. Aunque no lo parezca, la realidad es que estos errores no son nuevos. En 2015, el Ministerio del Interior también emitió un comunicado tras detectar errores en el volcado de los datos de las elecciones municipales, que corrió a cargo de Indra, mientras que Scytl-Vector se encargó de las generales.