Política

Podemos Andalucía a Iglesias: «Mal empezamos...»

Los de Teresa Rodríguez se oponen a las cesiones «en muchas cosas» que anunció Iglesias

Los de Teresa Rodríguez se oponen a las cesiones «en muchas cosas» que anunció Iglesias.

Publicidad

Los movimientos telúricos que han posibilitado que en menos de 48 horas PSOE y Unidas Podemos hayan firmado un preacuerdo para formar gobierno han tenido una reacción desigual en Andalucía, por lo que a la segunda parte de la ecuación se refiere. En la comunidad, Podemos, IU y algunas corrientes herederas del antiguo Partido Andalucista (PA) han integrado la marca electoral Adelante Andalucía que no es un bloque compacto sin fisuras.

Desde IU han respaldado los pasos dados en Madrid. De hecho, en el perfil de la red social Twiter de su coordinador general autonómico, Toni Valero, se puede leer un comentario en el que asegura que en la región celebran que «Unidas Podemos haya frustrado el plan de los poderosos con un Gobierno para la gente». «Las esperanzas del pueblo –añade– puestas en este acuerdo serán la guía frente al auge de la ultraderecha». En Podemos en cambio, el giro exprés de guión no ha sido acogido con el mismo entusiasmo. De hecho, el portavoz adjunto de Adelante Andalucía y coordinador de Podemos en Cádiz, José Ignacio García, calificó ayer de mal comienzo el que el secretario general del partido morado, y futuro vicepresidente del Ejecutivo central –si el pacto con el PSOE logra salir adelante en la investidura–, Pablo Iglesias, haya reconocido en la carta que ha dirigido a la militancia que tendrán que «ceder en muchas cosas».

Iglesias ha advertido a las bases, en corto, de que «el cielo se toma con perseverancia».

«Mal empezamos, ni siquiera se ha constituido el Gobierno y ya estamos hablando de concesiones», lamentó García desde Sevilla. El portavoz adjunto de Adelante pidió «valentía» para «poner en el centro los derechos de la mayoría, derogar la Lomce en el primer mes de gobierno, acabar con la educación privada sostenida con fondos públicos y una reforma del sistema de financiación autonómica que garantice blindar la educación y sanidad pública y la dependencia», según recogieron las agencias. En síntesis, defienden que, si hay mayoría para una investidura que permita la constitución de un Ejecutivo bipartito, tiene que haberla para sacar adelante un programa «verdaderamente transformador». No es un secreto que Podemos Andalucía no comparte la estrategia de Iglesias porque temen convertirse en una formación «subsidiaria» del PSOE. Han abogado por la opción de un Gobierno «a la portuguesa», por contribuir en la oposición. La líder de la formación en la comunidad, Teresa Rodríguez, no ha dudado en expresar públicamente su posición del «no» a un Gobierno con el partido de Sánchez. Una postura que cree legítima dentro de la pluralidad que existe en Podemos.

Publicidad

Con todo, de momento, no se han planteado el independizarse de la organización nacional, aunque sí contemplan tratar ese asunto en la Conferencia Política que celebrarán en enero.