#QueHacerEnUnAtentado: No se haga el muerto y huya

El Ministerio del Interior presenta un decálogo de medidas para que los ciudadanos sepan qué hacer en un atentado terrorista

El Ministerio del Interior presenta un decálogo de medidas para que los ciudadanos sepan qué hacer en un atentado terrorista.

Con la llegada de las fiestas navideñas y el riesgo de alerta terrorista 4 reforzado, el Ministerio del Interior presentó ayer un decálogo de pautas para que el ciudadano sepa cómo actuar en caso de sufrir algún atentado.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, acompañado del policía nacional y medallista olímpico Saúl Craviotto y del teniente coronel de la Guardia Civil, Francisco José Vázquez, presentaron los consejos en materia de autoprotección que deben seguir los ciudadanos ante eventuales ataques terroristas. Bajo el hashtag #QuéHacerEnUnAtentado, difundirán en las redes sociales un vídeo con las pautas de actuación. Zoido insistió en que con ello no se pretende alarmar a nadie y que se mantiene el nivel de alerta 4 antiterrorista reforzado activado tras los atentados de Barcelona y Cambrils y por ahora no hay indicios para elevarlo.

Craviotto y Vázquez destacaron la importancia de que la persona que se desplaza a unos grandes almacenes cines, o zonas de afluencia conozcan la ubicación de las salidas de emergencia cines zonas de máxima afluencia etc. y lugar de trabajo. En caso de localizar un objeto sospechoso piden no manipularlo y alertar inmediatamente al personal de seguridad o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

En caso de atentado, el vídeo presentado por el ministro Zoido recomienda alejarse del foco de peligro siempre y cuando la ruta de escape sea segura, y aunque sea difícil en una situación así, aconsejan actuar con calma, «puesto que permitirá tener más posibilidades de no sufrir daños».

Las personas que se vean involucradas en un atentado no deberán detenerse a recoger pertenencias u objetos, ni tirarse al suelo haciéndose el muerto. Además, deben procurar alertar a otras personas para tratar de impedir que se aproximen y seguir todas las instrucciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o personal de seguridad si lo hubiera, pero no quedarse a convencerles.

Tanto si se encuentra en la vía pública como en un edificio, Interior recomienda ocultarse protegido tras algún muro u obstáculo suficientemente resistente si no puede alejarse del lugar del incidente. Si se oculta una persona en un establecimiento o local, lo mejor es cerrar la puerta reforzando el cierre con muebles o enseres y, después, alejarse. Si no puede alejarse ocultarse de manera que no sea visto y recuerdan que si desde su resguardo ven al terrorista también puede que el terrorista les vea a ellos. Todo ello siempre haciendo el menor ruido posible, silenciando el teléfono móvil para no revelar su presencia incluso quitando el vibrador. Tan pronto como le sea posible y sin delatar su posición, toda persona que se vea inmersa en un atentado tiene que avisar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, informando de todos los detalles que recuerde. La aplicación gratuita para teléfonos móviles «AlertCorps» permite enviar una alerta con la posición geográfica a los cuerpos policiales más cercanos, así como mantener una conversación por teléfono o un chat y colaborar con los servicios policiales.

Además, se insiste en evitar movimientos bruscos o repentinos que puedan ser considerados como amenazas cuando lleguen al lugar miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. En este sentido, se debe mantener la calma y las manos a la vista de los agentes, procurando no llevar nada en ellas que pueda confundir a la Policía.

El decálogo subraya igualmente la importancia de informar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad ante la sospecha de la existencia de individuos u organizaciones que en el seno de su comunidad, centros educativos, culturales, religiosos o de ocio difundan mensajes que inciten al odio y a la violencia. En este sentido es también fundamental la aportación de información sobre personas que hayan intentado algún método de captación y de aquellas otras que hayan tenido cambios repentinos de comportamiento, especialmente en menores y jóvenes, que apunten a su posible radicalización violenta o a su captación por individuos u organizaciones.

El titular de Interior también llamó a la responsabilidad y evitar difundir bulos, sobre todo a través de las redes sociales. Asimismo, destacaron cómo el caso del héroe del monopatín, Ignacio Echeverría es algo concreto «porque vio lo que estaba sucediendo delante de él». «El deber de todo ciudadanos es evitar ese mal, tenemos el caso de Echevarría», pero destacan que una cosa es un hecho heróico y otra quedarse grabando con el móvil.