Reino Unido liberará al etarra Troitiño

La Razón
La RazónLa Razón

El Tribunal Superior de Londres ha acordado la puesta en libertad sin fianza del etarra Antonio Troitiño, condenado a 2.700 años por 22 asesinatos cometidos por el 'comando Madrid' de ETA, y da siete días a España para que confirme si aún quiere reclamar su extradición.

El Tribunal Superior de Londres decretó ayer la puesta en libertad condicional del etarra Antonio Troitiño, detenido en el Reino Unido en junio de 2012, tan sólo un día después del fallo de la corte de Estrasburgo contrario a la «doctrina Parot». El presidente de la corte, John Thomas de Cwmgiedd, dictaminó que el palentino, de 56 años, debía ser liberado lo antes posible, como solicitaba la defensa, si bien tendrá que presentarse a diario en una comisaría de Londres en cuanto salga de la cárcel de Long Lartin (centro de Inglaterra) en la que está ingresado. El juez decidió además otorgar un plazo de siete días a las autoridades españolas para que comuniquen al Reino Unido si retiran la petición de extradición.

La vista, prevista para las 09:00 (hora local), se pospuso hasta las 13:00 a petición de la Fiscalía, que alegó que no había recibido instrucciones de las autoridades españolas en relación al caso de la etarra Inés del Río. Ésta abandonó ayer la prisión coruñesa de Teixeiro después de que la Audiencia Nacional decidiera su excarcelación por unanimidad en cumplimiento de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, que en julio de 2012, condenó a España por vulnerar los derechos de la terrorista con la aplicación de la «doctrina Parot» y ordenó su urgente puesta en libertad y su indemnización.

Por su parte, Troitiño, activo miembro del comando Madrid, había cumplido ya una pena de 24 años por atentados cometidos en la década de los 80, entre ellos, el ataque contra un autobús en la capital española, que costó la vida a doce guardias civiles.

Quedó en libertad el 13 de abril de 2011, pero días después la Audiencia Nacional revocó esa decisión y, cuando lo requirió para ampliarle la condena en aplicación de la «doctrina Parot», ya estaba ilocalizable. La Justicia española cursó entonces una orden de arresto europeo que derivó en junio de 2012 en su detención junto con la del presunto miembro de ETA Ignacio Lerín en un domicilio cercano al aeropuerto de Heathrow. El sistema dictamina que las redenciones de condenas por beneficios penitenciarios se aplican no sobre el máximo legal de 30 años que un recluso puede pasar en prisión en España, sino sobre cada una de las penas, por lo que supone un alargamiento de su estancia en prisión. En el caso de Troitiño se fijaría su excarcelación en 2017.

El pasado mes de febrero, el juez Michael Snow, de la Corte de Magistrados de Westminster, autorizó su extradición dando la razón a las autoridades españolas. La defensa señaló entonces su intención de recurrir al Supremo, máxima instancia judicial británica.