Barberá: «No dimito. Ni me lo planteo. No he cometido ningún delito»

Afirma que no tiene intención de «venganza o de tirar de la manta», porque «ni hay manta»

Rita Barbera, durante la rueda de prensa.
Rita Barbera, durante la rueda de prensa.

Tal y como adelantó a LA RAZÓN, la ex alcaldesa de Valencia ha anunciado que no dimite y ha lamentado las «mentiras impunes», «condenas mediáticas» y el «apaleamiento público» que está sufriendo.

La ex alcaldesa de Valencia y senadora del PP, Rita Barberá, no dejará su cargo en la Cámara Alta porque, dijo, no ha cometido ningún delito o acto ilícito. “Ni dimito, ni me lo planteo”. Barberá, que ha negado este mediodía haber contribuido al supuesto blanqueo de dinero en el grupo popular municipal o en el PP de Valencia, ha declarado que no tiene intención de claudicar ante lo que considera una caza mediática.

El pasado 26 de enero y dentro de las investigaciones por el denominado caso Imelsa, concejales, exediles y asesores del grupo popular municipal han ido declarando por un presunto blanqueo en el Ayuntamiento de Valencia. Ahora, una vez finalizada sus comparecencias, la que fuera su jefa, decide dar la cara y defenderse.

“Me quieren hacer aparecer como la jefa de una trama criminal y corrupta porque he dado voluntariamente mil euros para una campaña electoral sin que se me devolviera nada", ha lamentado antes de negar la existencia de ninguna caja B. “Soy una persona honrada. No soy corrupta, ni desde el punto de vista económico ni moral”, ha insistido.

La ex primera edil ha lamentado las "mentiras impunes", "condenas mediáticas"y el "apaleamiento público" que está sufriendo

Asmismo, ha dicho que no tiene intención de "venganza o de tirar de la manta", porque "ni hay manta"ni es de las que tira de ella, pero sí ha expresado su "dolor por deslealtad"por las manifestaciones de algún dirigente del partido, a los que ha reclamado "sosiego"y "templanza". No obstante, sí tuvo palabras de agradecimiento a aquellos compañeros que la han defendido pese a las circunstancias, como Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal o Francisco Camps, que ha asegurado, se sienten orgullosos de ella.

En su intervención, que ha durado más de una hora, la que fuera alcaldesa de la tercera capital de España ha reiterado que no piensa tomar decisiones hasta que no se abra el secreto de sumario, solo entonces, decidirá. Pero hasta que llegue ese día, no piensa hacer predicciones y mantendrá no solo su cargo en el Senado (ha aclarado que si no ha ido hasta ahora a la Cámara Alta es porque "no hay actividad parlamentaria), sino su condición dentro del PP valenciano. Y es que Barberá ha dicho que los estatutos del partido no solo no la obligan a dimitir, sino que respalda y protegen a militantes que se encuentran en su situación.

Ha querido, sin embargo, dejar tres cosas claras: que hay que recuperar el principio de la presunción de inocencia; que la carga de la prueba recae sobre el que acusa, y que debería legislarse “muy seriamente” sobre las filtraciones de los sumarios secretos.

Respecto a su citación el próximo lunes en Les Corts para dar explicaciones de este caso, ha precisado que no ha "decidido aún"si irá, aunque ha destacado que, como senadora, solo tiene obligación de comparecer ante una comisión de investigación -que no es el caso- y ha afirmado que no se va a someter a "tribunales totalitarios".

Barberá ha sostenido que el aforamiento que tiene por ser senadora no significa "inmunidad, ni impunidad ni blindaje", sino que en caso de tener que ser juzgada lo sería en "el primer tribunal de España", el Tribunal Supremo, y ha explicado que, en caso de ser citada, comparecerá ante el juez que le corresponde.