Sánchez reconoce que «no buscará» apoyos soberanistas para ser investido

El líder socialista confía en entenderse con Podemos y Ciudadanos para llegar a La Moncloa

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de la Ejecutiva Federal del partido.
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de la Ejecutiva Federal del partido.

Primera comparecencia en España del líder del PSOE, Pedro Sánchez, tras el parón navideño, en la que ha dado cuenta de los próximos pasos de su partido ante el incierto panorama político.

El secretario general socialista ha reiterado que su grupo votará “no” a Mariano Rajoy y a cualquier candidato que presente el PP y se ha mostrado capaz de resistir las presiones que recibirá su formación para permitir un gobierno estable, ante el acuciante desafío soberanista en Cataluña.

En este sentido, Sánchez ha expresado su intención de asumir la responsabilidad de formar un ejecutivo alternativo si Rajoy fracasa, y para ello reconoció que “no va a excluir a todos aquellos que se quieran entender con el PSOE”. No obstante, el líder socialista ha puntualizado que “no buscará apoyos” en las formaciones independentistas, ERC o Democracia y Libertad, cuya abstención podría ser clave para ser investido.

Con el objetivo de alcanzar La Moncloa, Sánchez aspira a “entenderse con Podemos y Ciudadanos” en torno a los puntos en común que comparten, tales como “la hoja de ruta social, económica y de regeneración democrática”. Sin embargo, la formación de Pablo Iglesias no renuncia a convocar un referéndum de autodeterminación -condición previa del PSOE para sentarse a negociar- y Ciudadanos ha expresado su negativa a favorecer un gobierno auspiciado por Podemos.

Un nuevo gobierno progresista y reformista será el que supere las crisis sociales, de desigualdad y de convivencia pic.twitter.com/W5ldGq6Ivx

A pesar de lo complicado de la situación, el líder socialista apela al sentido “progresista y reformista” de ambas formaciones para evitar que se repitan de nuevo las elecciones. “Los españoles han votado cambio y aunque han repartido su voto, las formaciones que representamos ese cambio tenemos que entendernos”, ha destacado.

Con la formación de gobierno en el horizonte, el PSOE asume la responsabilidad de articular, a partir del miércoles, una Mesa del Congreso plural, reflejo del resultado arrojado por las urnas. La propuesta socialista es que el ex lendakari Patxi López presida la Cámara Baja y que Micaela Navarro y Pilar Cancela integren también esa institución.

La Comisión Ejecutiva Federal celebrada hoy en Ferraz ha fijado también el calendario en clave interna del partido. El próximo sábado 30 de enero, el PSOE celebrará un Comité Federal que pondrá fecha al congreso ordinario en el que la formación decidirá si mantiene a Pedro Sánchez en Ferraz o impulsa una dirección renovada. “Los tiempos de los españoles son los tiempos del PSOE”, ha dicho el líder socialista para argumentar que la celebración de ese cónclave se postergue hasta que se resuelva el panorama de incertidumbre política en España. La idea de Sánchez es que se celebre una vez se haya formado el nuevo gobierno, aunque ha evitado concretar si de repetirse las elecciones se convocaría finalmente. Sin embargo, no queda claro que para el próximo 30 de enero las incógnitas del plano político se hayan resuelto lo suficiente como para marcar la fecha de celebración del congreso y aquí será decisiva la presión de los barones territoriales que quieren que se celebre cuanto antes.