Sólo el 8% de los 893 heridos que cifra el Govern ha denunciado

Colau, ayer, en la concentración de la plaza Sant Jaume tras el 1-O
Colau, ayer, en la concentración de la plaza Sant Jaume tras el 1-O

La Generalitat animó a pedir certificados en los centros médicos para presentar denuncias.

Poco después de comenzar la actuación policial en Cataluña para requisar las urnas del referéndum, la Generalitat se apresuró a animar a quienes habían salido mal parados de los enfrentamientos a pedir certificados en los centros médicos para poder presentar denuncias. A cada comparecencia ante la prensa, el portavoz de la Generalitat, Jordi Turull, ofrecía cifras de heridos convirtiendo así la jornada del domingo en un recuento de daños humanos en lugar de en un recuento electoral. En total, el Govern, valiéndose de información del SEM (Servicio de Emergencias Médicas) y de algunos hospitales, contabilizó 893 heridos. De todos ellos, solo 73, es decir, un 8%, ha presentado denuncia ante los Mossos.

El abultado número de lesionados registrado por la Generalitat invita a pensar en unos hospitales desbordados por la actuación policial del domingo, pero lo cierto es que, ayer, quedaban cuatro ingresados en las clínicas de Barcelona por las cargas policiales. Uno de ellos es un hombre de 70 años que sufrió un paro cardiorrespiratorio cuando hubo un desalojo en un colegio electoral en el barrio de la Mariola, en Lleida. No obstante, todavía no está claro si el hombre sufrió el ataque por la acción directa de los agentes o por la impresión que le causaron los disturbios ocurridos donde se encontraba.

Otras dos personas hospitalizadas están en un estado menos grave, en sendos hospitales de Calella y Manresa. Y la cuarta está estable en el Hospital de Sant Pau de Barcelona, a consecuencia de una herida en un ojo.

victimizar

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, desmintió que los heridos «sean los 800 y pico». En su opinión, «hay una gran operación de marketing» que incluye la manipulación de las cifras de heridos para «victimizar el independentismo» e insistió en que si la Guardia Civil y la Policía Nacional intervienen es porque así lo avala la legislación y las órdenes judiciales.

Los independentistas, por ejemplo, fueron muy críticos con el uso de pelotas de goma por parte de la Policía Nacional y subrayaron que la legislación catalana prohíbe su uso, pero Martínez Maíllo recorde que la normativa estatal sí las autoriza. «Este domingo –aclaró– sólo se usaron en una ocasión y fue en un momento en que los agentes se vieron acorralados».