"Tratan de fomentar el odio contra la Guardia Civil en Alsasua"

Dignidad y Justicia pide la prohibición del acto de Alsasua contra la Guardia Civil

Solicita que se identifique a sus organizadores y al autor del cartel de la convocatoria
Solicita que se identifique a sus organizadores y al autor del cartel de la convocatoria

La Asociación Dignidad y Justicia, que preside Daniel Portero, ha presentado una denuncia en la Audiencia en la que solicita que, previa información de las Fuerzas de Seguridad y del CNI, se prohíban los actos del “Ospa Eguna” en Alsasua, el próximo 31, cuya finalidad es exigir la salida de la localidad de los agentes de la Guardia Civil.

La Asociación Dignidad y Justicia, que preside Daniel Portero, ha presentado una denuncia en la Audiencia Nacional en la que solicita que, previa información de las Fuerzas de Seguridad y del CNI, se prohíban los actos del “Ospa Eguna” en Alsasua, el próximo 31, cuya finalidad es exigir la salida de la localidad de los agentes de la Guardia Civil.

“Entiende esta Asociación que la convocatoria del acto no es un hecho aislado, sino de una dinámica que se celebra cada verano en diferentes pueblos de las Comunidades Autónomas de Navarra y País Vasco cuya finalidad no es otra que, acosar y generar un ambiente de presión sobre un determinado colectivo, como son los miembros de la Guardia Civil, generando un clima de terror entre los miembros allí destinados hasta conseguir su aislamiento social, cuya finalidad última es conseguir la expulsión de Navarra y el País Vasco de la Guardia Civil, al considerar a dicho Cuerpo de Seguridad como una “fuerza de ocupación del Estado Español””.

“Se trata –agrega--de una reivindicación que históricamente ha llevado a cabo la organización terrorista ETA y que en la actualidad se sigue llevando a cabo por cierto sector la izquierda abertzale y en territorios gobernados por entidades políticas como EH Bildu (como en el presente caso)”, subraya. “Importante mención la persecución que, durante más de cinco décadas, ha sufrido dicho colectivo por parte de la organización terrorista ETA, resultando asesinados más de doscientos guardias civiles, así como el ser una vieja reivindicación de dicha organización terrorista, la expulsión de dicha Comunidad Autónoma de dicho Cuerpo de Seguridad del Estado, puesto que la Guardia Civil ha sido tradicionalmente un objetivo permanente de ETA, justificando la banda terrorista los atentados sobre la misma, como así se ha ido recogiendo en multitud de documentos de la banda”.

Entiende Dignidad y Justicia que los hechos denunciados pueden ser constitutivos de un delito de provocación al odio, la discriminación o violencia contra un grupo”. Asimismo, se solicita la identificación de los organizadores y de los autores de la convocatoria, que se realiza mediante un cartel, que se adjunta.

A este respecto, la Asociación se hace eco de las informaciones publicadas por LA RAZÓN sobre este asunto y, en concreto, sobre dicho cartel en el “se observa el perfil de dos agentes con tricornio junto

al lema “Alde Hemendik” “Fuera de aquí”, y contra los que un muñeco lanza una granada, u objeto que lo aparenta, en una clara intención agresiva. Además, sobre una maleta se puede leer “Utzi herria bakean”

(“Dejad el pueblo en paz”) y la clásica flecha amarilla que simboliza la expulsión de la Guardia Civil de Navarra y el País Vasco, tradicionalmente reivindicado por el movimiento Alde Hemendik, y a quienes consideran miembros del estado opresor, mismos símbolos y dinámicas que se han podio ver en otro carteles publicitando actos contra la Guardia Civil y demás Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como es el caso de Oñate o recientemente Echarri Aranaz, localidad que celebró el “día del inútil” en referencia a dicho Cuerpo de Seguridad del Estado”.

Recuerdan que en el año 2011, la entonces alcaldesa de Alsasua, perteneciente a la formación política EH Bildu, como en el presente caso, se «cagó» en la Benemérita. «Me cago en vuestra puta calavera». Ésta fue la frase que dirigió a los agentes de la Guardia Civil que habían acudido a la azotea del Teatro Municipal de la localidad para investigar la colocación de una pancarta en la que se pedía la salida de las Fuerzas de Seguridad de la localidad. En el informe que la Benemérita remitió a la Fiscalía de la Audiencia Nacional, se indica que la alcaldesa, Garazi Urrestarazu Zubizarreta, llamó, en un primer momento, «hijos de puta» a los guardias.

Posteriormente les aclaró que no le habían entendido, que, simplemente, se había «cagado» en su «puta calavera». Un año después, en 2012, Alsasua fue de nuevo escenario de una «pantomima» contra las Fuerzas de Seguridad. Los organizadores de este «Ospa Eguna» simbolizaron la toma del cuartel de la Guardia Civil para expulsar a la Benemérita del pueblo. Para ello, construyeron, en una de las plazas, una caseta que trataba de simbolizar el edificio oficial, con la Bandera Nacional incluida, del que echaron a unos supuestos agentes

y donde cambiaron la enseña nacional porla ikurriña o cuando mostraron muñecos simulando las torturas de los agentes”.

“En el año 2018, dicho acto comenzó con un paseo vestidos diferentes sujetos de terneros, para a continuación en un escenario subieron diferentes mujeres vestidas de brujas, en el suelto había diferentes

objetos como un tricornio, una biblia, y una maqueta de cartón de una casa cuartel de la Guardia Civil , con la bandera de España, dichas brujas pusieron una cruz, un cartel en contra de la prensa española y representaron una especie de aquelarre, destrozando todos los objetos anteriormente dichos barriéndolos fuerad el escenario,. Sacando finalmente una flecha de color amarillo y

negro, que forma parte del anagrama del “Halde emendik” para enarbolarlo y pedir la expulsión de la Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Foral, del País Vasco

y Navarra. A continuación subieron dos jóvenes y leyeron un manifiesto en contra de la represión del Estado y, entre otras expresiones, manifestaron “la necesidad dereclamar el Alde Hemendik pues la Guardia

Civil, ha detenido, torturado, encarcelado y asesinado a miles de vascas y vascos, ha reprimido a todo un pueblo y ocupado militarmente nuestra tierra... debiendo dar un paso adelante”, no aceptando la presencia de la Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Foral por ser enemigos del pueblo trabajador vasco, arengando al resto de pueblos a luchar contra las fuerzas de ocupación, llamándoles a organizarse en cada uno de los mismos para provocar el miedo en los que están en el poder”. “Todas las convocatorias realizadas con anterioridad se han realizado acciones y escenificado situaciones que no pueden sino entenderse como absolutamente denigratorias, vejatorias e infamantes contra la Guardia Civil que no vienen sino a caricaturizar y ridiculizar a dicho Cuerpo de Seguridad, desprestigiando y deslegitimando a dicho Cuerpo de

Seguridad del Estado español, por el mero hecho de serlo”.