Y mientras, Mas lidera los actos del Día de la Salud Mental

La Razón
La RazónLa Razón

Artur Mas ha heredado la costumbre de Jordi Pujol de dedicar los sábados a visitar el territorio catalán. Ayer optó por desplazarse a unos 40 kilómetros de Barcelona a la hora en que la plaza Cataluña clamaba a favor de la unidad de España. En Vilanova i la Geltrú, el presidente de la Generalitat quiso encabezar los actos organizados con motivo del Día de la Salud Mental.

Mas pidió a las entidades vinculadas a este terreno que no esperen un derroche de medios y tuvo que reconocer que hay retrasos en las políticas públicas de salud. Para paliar la situación, se comprometió a liderar un plan integral a favor de la salud mental. «No esperéis milagros, sólo un trabajo serio y avances que, quizás, serán pequeños, pero que al sumarse pueden hacer algo grande», argumentó.

Los recortes en el terreno de la salud desde que es president han llegado al 20% y han soliviantado a un sector que considera que está a punto de traspasarse la línea roja. Ayer prometió recursos «allí donde haga más falta» y acabó sentenciado que «la justicia social y el bienestar son intrínsecos del país que entre todos hemos de construir».