El cáncer de mama y la importancia de la prevención desde el inicio de las relaciones sexuales

La prevención y los nuevos tratamientos tienen mucho que ver con la mejoría y a la espera de que sea erradicado definitivamente siempre queda la herramienta más poderosa y que en España está al alcance de todas las mujeres en la sanidad pública: la prevención.

El cáncer de mama sigue siendo una enfermedad que afecta a muchas mujeres, tanto es así que todos tenemos una amiga o una familiar que lo ha padecido, sin embargo el índice de supervivencia ha mejorado notablemente en los últimos años incrementándose cada año un 1,4% según la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer). La prevención y los nuevos tratamientos tienen mucho que ver en esa mejoría y a la espera de que sea erradicado definitivamente siempre queda la herramienta más poderosa y que en España está al alcance de todas las mujeres en la sanidad pública: la prevención.

Dolores Ojeda es ginecóloga y especialista en patología mamaria en HM Gabinete Velázquez en Madrid y Women´s Health Institute de Barcelona. Lleva más de treinta años dedicada a la mujer, primero como obstetra y ahora especializada en cáncer de mama. Para ella la prevención es clave y no solo en el cáncer de mama sino en todo lo que concierne a la salud relacionada con los órganos reproductores femeninos. “Siempre insisto en que la mujer debería ir al ginecólogo a partir del inicio de sus relaciones sexuales y en el caso de las mujeres que se inicien tarde o que simplemente no las tengan, también, sobre todo aquéllas que tengan algún signo o síntoma relacionado con el ámbito ginecológico (dolor, alteraciones de la menstruación...) que les preocupe”, sostiene. En Mujeres sin relaciones y sin síntomas –aclara- es difícil establecer una edad de inicio de revisiones y estará en función de sus antecedentes familiares o personales por la presencia de enfermedades relacionadas con enfermedades ginecológicas”.

La prevención es hoy por hoy uno de los caminos más efectivos con la que cuenta la medicina y es por ello que se recomienda e insiste en que las mujeres, una vez que han iniciado su vida sexual y/o reproductiva, se tomen como un deber acudir una vez al año a revisión ginecológica.

En las revisiones, además de recabar la historia clínica de cada mujer –explica la doctora Ojeda- realizamos la exploración ginecológica, la citología para la detección precoz del cáncer de cuello de útero, ecografia ginecológica, exploración de mamas y hablamos sobre estilos de vida saludables.

Mamografías, cuestión aparte del resto de revisiones ginecológicas

En términos generales podríamos decir que “la edad ideal para comenzar con las mamografías es cuarenta años salvo las mujeres con factores de riesgo (madre o hermanas) que entonces iniciamos diez años antes de la aparición del cáncer en el familiar afectado”, explica la ginecóloga.

En este apartado habría que hacer dos consideraciones que generalmente van acompañadas de cierta polémica y es que no en todas las comunidades se comienzan a hacer las pruebas de prevención a la misma edad. Decisiones que no siempre son bien vistas por la comunidad científica y que responden a criterios de presupuesto (retrasar la edad de las mamografías supone una reducción de presupuesto al gobierno de turno).

La doctora Ojeda recuerda que “hay que distinguir entre diagnóstico precoz ofrecido por la sanidad pública y que representaría el cuidado de la salud de las mujeres desde las Consejerías de las Comunidades Autónomas, y el cuidado que cada mujer se ocupa de ejercer sobre su salud. En el primer caso, cada Comunidad establece la edad de inicio y la de finalización, así como la periodicidad de las mismas que suele ser bianual. Y en el segundo caso, se trataría de la mujer que acude a consulta de Ginecología para revisiones periódicas y con el objetivo del diagnóstico precoz; en este caso las mamografías nunca las aconsejamos antes del año de la última realizada, siempre y cuando no haya aparecido en el intervalo algo que sea subsidiario de estudio radiológico, y en este caso individualizamos según la historia clínica de la mujer. La edad de finalización está marcada según las Comunidades. Y poner fin por parte de los ginecólogos, es algo que personalmente me cuesta, ¿cómo le voy a decir a una mujer de 78 o de 80 años que no vuelva, que no necesita hacerse ninguna prueba de diagnóstico?, se pregunta.

Por otro lado Dolores Ojead recuerda que “para las mujeres con historia de cáncer de mama o de ovario, hereditario en el 3-5% de los cánceres, en los que existe mutación de los genes BRCA1 y/o BRCA2, existen protocolos de actuación en cuanto a la realización de pruebas de imagen, mamografía, ecografía de mamas o resonancia de mamas, cada cuanto y que pruebas se deben hacer en cada intervalo de tiempo.

Las causas

No existe causa del cáncer de mama. Las mutaciones de los genes BRCA1 y 2 predisponen, a quién es portador, a un incremento mucho mayor que el de la población general a padecerlos. Pero como he dicho anteriormente, sólo corresponden al 3-5% de los cánceres.Lo que sí existen son cofactores o factores predisponentes a padecer cáncer de mama. Por ejemplo la obesidad, la dieta rica en grasas, la vida sedentaria, el tabaco..., pero son eso, factores que pueden incrementar el riesgo de padecerlo”, sostiene Ojeda.

Supervivencia

Las buenas noticias son que, afortunadamente a día de hoy se es optimista en cuanto a la mejora en la supervivencia del cáncer de mama, debido no sólo al diagnóstico precoz, sino también a la individualización de cada cáncer de mama gracias a la biología molecular que caracteriza cada tipo. Y en tercer lugar gracias a los avances terapéuticos.

De esta manera, se caracteriza el tumor y en reuniones de consenso, multidisciplinarias, en las que intervienen todos los especialistas relacionados con el diagnóstico o el tratamiento del cáncer de mama, se evalúa y se ofrece la mejor opción terapéutica para cada mujer. Desde tener que hacer tratamiento de quimio previo a la cirugía, a ser ésta el primer eslabón de tratamiento-explica. La cirugía sobre la mama tiende a ser conservadora en los casos indicados, y si es precisa, la mastectomia (se intenta la reconstrucción inmediata de la misma). En las dos opciones terapéuticas siempre acompañado del estudio del ganglio centinela en la axila. Posteriormente a la cirugía y tras los informes definitivos en algunos casos se indicará quimioterapia, radioterapia o tratamiento hormonal.

Actualmente en algunos casos de cáncer de mama, sobre todo en los estadios más precoces, se realizan las llamadas plataformas genómicas que estudian hasta un total de 70 genes sobre las células tumorales de la pieza de biopsia de mama, con la finalidad de ofrecer un puntaje de bajo, intermedio o alto riesgo y conforme a ello, saber si la mujer se beneficia notablemente de quimioterapia o por el contrario no va a variar su pronóstico-agrega.Son avances encaminados a mejorar el tratamiento de las mujeres con cáncer de mama y a minimizar los riesgos que pueden implicar algunos de estos tratamientos

La especialista se muestra optimista: “En el futuro seguiremos, seguro, asistiendo al descubrimiento de procedimientos que podrán ofrecernos perspectivas más alentadoras cada vez, en el tratamiento y supervivencia por cáncer de mama”