¿Qué es INDIBA, cómo funciona y qué aplicaciones tiene en el suelo pélvico tras el parto?

La ciencia al servicio de la salud

Los músculos abdominales, así como el suelo pélvico puede sufrir un importante desgaste tras más de dos embarazos lo que repercute, si no se cuida, en problemas de salud tales como incontinencia, problemas en las relaciones sexuales etc.

Una de las preocupaciones de las mujeres después de uno o varios embarazos es saber si el suelo pélvico volverá restablecerse en caso de que se haya dañado. Y es que el suelo pélvico y su cuidado es fundamental no sólo por estética sino por funcionalidad. En los casos menos graves puede producto pérdidas leves de orina y en los más extremos incontinencia urinaria, fecal o prolapso de la vagina, es decir que los órganos salgan hacia afuera. Antes de llegar a extremos tan drásticos hay que tomar medidas y las primeras serán ejercicio y, una sorpresa, la estética al servicio de un problema que sufren no pocas mujeres y que muchas, por vergüenza, se lo callan.

Lo primero que hay que hacer para valorar el suelo pélvico es acudir o a tu ginecóloga o matrona y con una exploración muy sencilla en la vagina valorará el estado de tus músculos vaginales. En dicha exploración también valorará el estado de tus abdominales y la separación del recto abdominal con respecto a estos. Si la separación es mayor de 1 centímetro estamos hablando de una leve diástasis que también podrá generarte pérdidas leves de orina ya que los músculos abdominales, además de que puedas lucirlos en la playa, tienen otra función y ésa es la de sujetar los órganos sexuales además del tracto urinario y digestivo. Por lo tanto si acabas de dar a luz, conviene que le pidas a tu gine o matrona que te revise.

Si el resultado es que sí tienes el suelo pélvico algo dañado así como diástasis abdominal es momento de que acudas a un centro donde un buen fisioterapeuta te indique qué ejercicios hacer: generalmente yoga o pilates.

Si además complementas esto con ejercicios suaves así como el tratamiento de INDIBA, los resultados serán mucho más efectivos. La fisio Mercedes Fradejas del centro dedicado sobre todo a los cuidados de la Mujer, Mímate, explica en qué consiste este tratamiento aplicado al suelo pélvico: “INDIBA es una terapia celular activa que lleva más de 30 años en el mercado, es un tratamiento no quirúrgico, único y patentado. La terapia se basa en el suministro de corriente térmica y no térmica a los tejidos a través de dos eletrodos, capacitivo y resistivo, con una frecuencia de 448 kHz. Es una terapia muy agradable de recibir, ya que produce un aumento de la temperatura localizada en el organismo lo que asociado a la corriente de alta frecuencia produce múltiples efectos. Restablece la micro circulación y mejora el flujo de oxígeno en el tejido, lo que produce una estimulación del proceso de neocolagénesis de la piel. La vasodilatación y la hiperactivación proporcionan más nutrientes a los fibroblastos e incrementan la síntesis de colágeno y de elastina, las dos proteínas principales de la piel,induce una mejora en la elasticidad, hidratación, suavidad y favorece su regeneración. Con la micro circulación reestablecida y mejorado el flujo sanguíneo, las células grasas profundas pierden rápidamente su volumen, las toxinas son eliminadas y la retención de líquido (edema) se reduce.

¿Por qué funciona con el suelo pélvico?

El suelo pélvico es la estructura anatómica que cierra el suelo del abdomen, manteniendo los órganos pélvicos en su posición correcta. Mucha gente sufre algún tipo de alteración del suelo pélvico. La edad, así como el parto y el estilo de vida pueden afectarlo provocando trastornos tales como dolor pélvico, incontinencia urinaria, fecal, vaginismo o dispareunia.

En cuanto a las aplicaciones:

· Reduce la incontinencia,permitiéndote retornar rápidamente a las actividades diarias sin padecer pérdidas de orina.

· Rápida recuperaciónde desgarros y episiotomías.

· Reduce el riesgode hemorroides.

· Mantiene tonificados los músculos vaginalespara una actividad sexual plena.

· Favorece el control de la eyaculaciónpor contracción al tener tonificada la zona pélvica.

· Ayuda en laprevención de la prostatitis.

· Ayuda a la recuperación de la piel del abdomen en el post parto

¿Cómo valora el profesional el estado del suelo pélvico?

Toda valoración del suelo pélvico comienza con una entrevista o anamnesis en la que se recabara toda la información necesaria sobre los antecedentes ginecológicos y obstétricos de la paciente, en cuanto a la exploración física se realizara en dos fases: una externa donde se valorará la musculatura abdominal, la presencia o no de diástasis de recto, el tono del diafragma, la musculatura abdominal profunda y a nivel óseo, se valorarán las caderas y la pelvis y la sínfisis púbica. En la segunda fase se valorara la exploración de la zona genital externa e interna, valorando posibles cicatrices (recientes o antiguas), la sensibilidad, los reflejos perineales, y el tono muscular y su capacidad para contraer o relajar la musculatura.


Una vez valorado el estado sabremos aproximadamente cuántas sesiones de INDIBA necesitará la paciente Las sesiones dependen de la patología de cada paciente.


Debería combinarlo con algo más, ¿ejercicio? ¡Qué tipo de ejercicio es el mejor?

Si, normalmente el tratamiento con INDIBA se combinará con terapia manual, ejercicios, ginmasia hipopresiva, biofeedback, electroestimulación... dependiendo de la patología y de la valoración del fisioterapeuta para conseguir una óptima recuperación.