Medio gin tonic y a las doce en casa

Con menos graduación alcohólica, pedir media copa de nuestro destilado favorito está de moda ahora que debemos alargar las tardes

Entrevista a Luca Anastasio, Mixólogo. El mixólogo es una nueva generación de bartender, que mezcla sabores, texturas, colores y aromas, que innova detrás de la barra.
Entrevista a Luca Anastasio, Mixólogo. El mixólogo es una nueva generación de bartender, que mezcla sabores, texturas, colores y aromas, que innova detrás de la barra.Alberto R. RoldánLa Razón

La pandemia nos ha obligado a cambiar de hábitos de consumo ahora que los pubs y bares sin barra que sobre viven se ven obligados a cerrar a las doce y después de una cena no nos dejan tomar con calma un trago largo. De ahí que se imponga descubrir la revolución que vive desde ya hace unos años el ocio diurno. Es decir, podemos alargar el aperitivo, dedicar horas a la sobremesa del mediodía y los noctámbulos encontrar el gusto al tardeo. Dirigida a estas horas del día, surge la tendencia de la media copa, que, sobre todo, no llega para sustituir ni al vino tan nuestro, ni al vermut, ni a la caña, por supuesto. Es una alternativa, porque lleva la mitad de alcohol que una copa común. Es decir, 3 cl., mucho hielo y el mixer que mejor combina servido en una copa de vino: «Es perfecta para quienes buscan opciones diferentes en un combinado con contenido alcohólico similar al de una caña. Para quienes desean vivir una experiencia copa en mano lejos del beber por beber», dice Luca Anastasio, director de Bares & Mixología de Azotea Grupo (www.azoteagrupo.com) y autor de tragos cortos como el Tanqueray Sevilla, preparado a partir de 3 cl. de la citada ginegra, tónica, una rodaja de limón y otra de naranja, ambas deshidratadas, cuatro o cinco flores de azahar, la misma cantidad de azafrán en láminas y dos golpes de bitters de naranja, un medio combinado ideal para armonizar una torrija de yema, leche ahumada y cítricos de postre. Tres centilitros de Jinzu mezclados con una tónica de yuzu, lemongras, hojas de lima keffir, flor de hibisco y un par de golpes de bitters de cardamomo saben mejor en compañía de un sushi o de un tataki de atún: «Estas propuestas elaboradas con destilados, en un serve de contenido de alcohol similar al de una cerveza, ya se han popularizado en Estados Unidos y Reino Unido. Desde luego, vemos que el mercado demanda más opciones cuando se consume en pleno día y la media copa en España es la respuesta adecuada a esta tendencia», afirma Úrsula Mejía-Melgar, directora de Marketing para el Sur de Europa en Diageo.

Larga sobremesa

Elcano, Dogma, Noi, Lamucca del Carmen, DO Boadilla y Jeribeque son otros locales que apuestan por este buen beber, lo mismo que Flavia, donde sugieren un medio J&B con mucho hielo, una rodaja de lima y la efervescencia de 20 cl. de ginger ale para tomarlo con las polpettine di manzo al pomodoro, mientras que en Green Café lo suyo es reservar el medio Johnnie Walker para que sea el mejor compañero de la tarta de Nutella. Sin embargo, según Carlos Moreno, del grupo Larrumba, «tiene más sentido que la media copa sea un gin tonic, ya que, en definitiva, es un trago digestivo. Si se alarga la sobremesa, deje que desfilen las raciones de jamón ibérico, queso, anchoas y mejillones. Lo sirve en Perrachica, Habanera, Marieta y en Pipa &Co, donde el tequila y el vodka con limón, así como el mismo destilado con ginger beer comienzan a reclamar su hueco. El mismo que Diego Cabrera dedica en Viva Madrid a la media combinación, un cóctel de los años 20 compuesto por ginebra, vermut rojo y agua carbonatada. A partir de estos ingredientes, existen tres versiones: la clásica lleva angostura; la cubana, licor de marrasquino y amargo de naranja; y la blanca, licor de naranja. ¡Va por ustedes!

Tragos refrescantes para pasar la tarde

En Velázquez 17, Eliza Arcaya prefiere no servir una media copa a una persona sola «para no incentivar el beber solo», explica mientras nos recomienda para el tardeo un whisky con té frío y para armonizar sus tequeños, un «gin» de Tanqueray London Dry con maracuyá, hierbabuena y lima.