Gérald Marie, ex marido de Linda Evangelista, acusado de agresión sexual y violación

El que fuera jefe de una de las mayores agencias de modelos del mundo durante 25 años, Elite, presuntamente violó a dos modelos, de 17 y 20 años, en los 80 y 90

El que fuera jefe de una de las mayores agencias de modelos del mundo durante 25 años, Elite, ha sido acusado de violación y agresión sexual en Francia. Gérald Marie, conocido por haber estado casado con la top Linda Evangelista desde 1987 hasta 1993, presuntamente violó a dos modelos, de 17 y 20 años, en los 80 y 90. Carré Otis (51) y Jill Dodd (60) se han pronunciado sobre los hechos ocurridos ante la fiscalía de París para «alentar a otras mujeres del sector y protegerlas».

Mientras los fiscales examinan los documentos jurídicos que contienen sus alegaciones, otra mujer, Ebba Karlsson, afirma que Marie la agredió sexualmente en su oficina de París en el mismo período, un hecho que la dejó «traumatizada». También la periodista de la BBC Lisa Brinkworth asegura que fue agredida por Marie cuando estaba destinada allí en 1998. Por el momento no se ha iniciado ningún procedimiento penal, pero el protagonista de la historia, ahora presidente de la agencia Oui Management, niega las acusaciones contra él: «En este momento no sería apropiado comentar las acusaciones que se han hecho contra mí, aparte de dejar claro que las niego categóricamente», ha confesado al «Sunday Times».

Un «vínculo inapropiado»

Otis fue uno de los rostros que más portadas de revista acaparó en ese tiempo, convirtiéndose en imagen de firmas como Calvin Klein. La modelo, nacida en San Francisco y casada con el actor Mickey Rourke, empezó en Elite en París cuando tenía tan solo 17 años. En 2011 rompió por primera vez su silencio tras hacer públicas sus memorias, «Beauty, Disrupted», en las que relata su experiencia y relación de amistad con Gérald Marie, quien le alquiló entonces una habitación en su casa de París y con quien confesó que consumía cocaína a escondidas «para controlar el peso de la modelo»: «Era un secreto, pero me sentía segura. Me gustaba la forma en que Gérald se reía conmigo cuando esnifábamos juntos. Me gustaba la forma en que me tomaba el pelo», confiesa. Un vínculo «inapropiado por su edad», que se vio sobrepasado una noche después de un casting: «Gérald se puso sobre mí, quitando las sábanas de la cama. Antes de que pudiera reaccionar, su cuerpo pegajoso estaba sobre mí y esos asquerosos rizos húmedos suyos caían sobre mi cara». «El olor de él me daba ganas de vomitar... Parecía experto en conseguir lo que quería, y en la confusión de mis piernas desnudas y ruegos y llantos, su mano encontró mi boca y la sujetó, tratando de silenciarme», relató Otis. En las memorias, describe con detalle cómo fue aquella supuesta violación. Carré Otis se pregunta además si su amistad con Marie, el alquilarle la habitación y el hecho de convertirse en su compañero de adicciones le habría hecho creer que la relación era algo más que platónica.