Amina y Luis: Así son los hijos del conde de Salvatierra

Los hijos de Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova paseando por una calle madrileña en mayo de este año. Foto: Gtres
Los hijos de Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova paseando por una calle madrileña en mayo de este año. Foto: Gtres

Formados en los mejores centros educativos del mundo, los mellizos de Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova cumplieron ayer dieciocho años

Los hijos mellizos de Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova cumplieron ayer, festividad de Santiago Apóstol, 18 años. Con apenas unas semanas de vida, Amina y Luis viajaron desde México (su lugar de nacimiento) hasta la finca de Las Arroyuelas, en Sevilla, donde sus padres les presentaban ante los medios de comunicación. «Ante todo quiero dejar muy claro que fue una decisión muy pensada y firmemente tomada por los dos. Lo que ha llegado – nuestros hijos – ni se buscó ni se dejó de buscar, sino que vino así», comentó entonces el conde de Salvatierra durante su comparecencia con los periodistas. En octubre, los menores recibían las aguas bautismales con una madrina de excepción, su abuela, la duquesa de Alba. En 2005 llegó la boda del jinete con la mexicana en el palacio de Las Dueñas. Luis y Amina tenían cuatro años.

El British Council School de Madrid fue el lugar elegido por sus progenitores para los primeros años educativos. Posteriormente, llegaron los años de internado en Ampleforth, en el condado de York (Reino Unido). Hace dos años regresaron a Madrid para matricularse en el elitista Runnymede College, un colegio privado británico ubicado en La Moraleja (Madrid) al que han acudido entre otros, Brooklyn Beckham, hijo de David y Victoria Beckham.

En 2007 llegó la separación oficial de los padres de Luis y Amina, mediante un comunicado. «Entre nosotros existe una relación de cariño y respeto por nosotros mismos principalmente y, además, por el bien de nuestros hijos, y la mantendremos así», comentaron entonces. Un deseo que han cumplido hasta hoy, pues su relación es cordial y respetuosa. Muestra de ello es que en numerosas ocasiones se han mostrado juntos en público, como el día de la primera comunión de los mellizos, en 2010, en la Parroquia de la Anunciación en Pozuelo de Alarcón (Madrid) o el viaje a Kenia que realizaron en 2013.

Los dos hermanos sienten devoción por las artes marciales y los caballos, una afición heredada del conde. Son asiduos a la Semana Santa y la feria de abril sevillana, a la que no faltan ningún año.

El 20 de noviembre de 2014, con 13 años, vivieron muy afectados la pérdida de su abuela, la duquesa de Alba, con quien estaban muy unidos y habían compartido muchos veranos en Ibiza y San Sebastián. En 2017, llegó uno de los días más especiales en la vida de los dos jóvenes; su presentación en sociedad en el Baile de Debutantes de París. Allí disfrutaron de una noche mágica junto a otros jóvenes aristócratas como el Maharajá de Jaipur y Ava Phillippe, hija de Reese Witherspoon.

Mientras Luis Martínez de Irujo es un jinete con un futuro prometedor, además de un gran emprendedor – ya ha montado una empresa de comercio electrónico junto a un compañero de colegio –, Amina destaca por su afición por el arte, la historia y la filantropía. Los hermanos, que acaban de regresar de hacer «interrail» con sus amigos, planean celebrar su puesta de largo en el palacio de Arbaizenea.