Libros

Charo Izquierdo: «Crear de cero una revista es sólo comparable a la maternidad»

Asistir en directo al lanzamiento de una revista es un acontecimiento inolvidable. Desde luego, así lo he decidido yo y así lo ha plasmado un maravilloso equipo que ha sabido reaccionar incluso cuando al circo le han crecido los enanos. Doy fe. Y les doy las gracias por ello y por su magnífico trabajo. «Grazia» no es una revista más. Italiana de origen, nació en 1938, pero es internacional de adopción. Con 23 ediciones a lo largo y ancho del globo. Y es moda. Y es actualidad. Es elegante. Sencilla. Moderna. Dinámica. Directa. Divertida. Pero después de varios meses de trabajo y muchos años de envidia (no entendía por qué España no tenía su «Grazia»), he descubierto que esta revista es sobre todo emoción. Y eso, lo confieso, es un lujo. Porque emoción es compartir experiencias, deseos y lenguajes. Emoción es saber que ese zapato que fotografías o ese personaje al que entrevistas van a colmar un deseo de compra, una ilusión de llevarlo, una experiencia de vida compartida. Ésa es nuestra responsabilidad. Pero también nuestra inmensa suerte. Ésa. Y la de crear. Porque crear un producto es un privilegio sólo comparable a la maternidad. Y que me perdonen mis hijas. Crear un medio de comunicación, y más en esta época, es tal privilegio, que no puedo más que agradecer que Mondadori y Planeta se unieran para ser padres y que decidieran hacerme madre. Gracias. De corazón. Y cuando se es madre, ya se sabe, se adquieren compromisos. En nuestro caso, asumimos el compromiso de ser la cita semanal de los miércoles, que desde mañana serán Miércoles de «Grazia». Y vamos a demostrar que, como dice la canción, la semana tiene más de siete días. Porque una semana da para mucho. Compromiso con la actualidad. Porque en «Grazia» la moda se viste de actualidad. Y la actualidad se viste de moda.