Libros

Corazón tuitero

Carmen Lomana asistió a los premios de la revista «Escaparate» junto a Alfonso Ussía, entre otros
Carmen Lomana asistió a los premios de la revista «Escaparate» junto a Alfonso Ussía, entre otros

Hoy me he levantado optimista: ¡he ganado el Tweet Celebrity Award, el Oscar de los tuiteros! Para mí, que soy una tuitera de corazón y que he descubierto en esta red social una plataforma en la que palpar el sentimiento de tantas personas en todo el mundo ante una noticia, es el mejor regalo. En Twitter también disfruto con personas anónimas de gran ingenio en sus comentarios, que me hacen reír y admirarlos, así como del acceso a la opinión de periodistas e intelectuales de altura. En la entrega de ganadora tuitera en el Cine Callao fui acompañada de un hombre guapísimo: se llama Harry Louis, tiene una fábrica de chocolates deliciosos en Londres y fue la pareja de Marc Jacobs; a Kate Moss le regaló unos pendientes de chocolate y eran tan bonitos que ella se los puso... Pero podéis imaginaros el resultado. Con él estuve hablando de la película «Chocolat» y de cómo, a través de los sentidos, se puede cambiar toda la actitud de un pueblo...

Pero una vez más, leyendo la prensa se me atraganta el desayuno al ver la actitud de algunos sindicalistas, que utilizan el dinero de los ERE en comilonas de 13.775€euros en la Feria de Abril, esconden lo robado debajo de un colchón, se lo gastan en prostitutas y cocaína y trafican con influencias, malversan y cobran comisiones. Y lo único que se les ocurre a sus simpatizantes es acosar, insultar y llamar «fea» a la jueza Alaya... Si fuese hombre, ¿le hubiesen llamado feo? Es todo tan vergonzoso que creo que estamos viviendo de nuevo la España negra, sórdida y llena de truhanes. En este país se necesita un aspirador que limpie a fondo tanta basura de la primera a la última institución; sólo así, desde la verdad y la honradez, con políticos que tengan espíritu de servicio a los ciudadanos y no les asfixien a impuestos, podremos salir de esta crisis.

Giro total y les cuento mi fin de semana sevillano en los premios de la revista «Escaparate». El viaje en Ave con el grupo de los premiados fue divertidísimo: en mi vagón iba el maestro Ussía y con ese humor punzante y brillante es imposible no quedar atrapada y adorarle. Entre risas y charleta, llegamos a nuestro destino, donde estaba esperando Mario Niebla con un suculento almuerzo en Oriza, uno de mis lugares favoritos. La fiesta fue en el edificio del Consulado de Portugal, y tuve el honor y la satisfacción de entregar el premio de la elegancia a Ana María Abascal, elegante donde las haya no sólo por su porte, si no por su alma y lo buena persona que es. Al final me acosté a las tantas disfrutando del arte de Juan Peña y de todos los amigos sevillanos.

Desde aquí quiero felicitar a todas las «Pilares», ese nombre tan español, y también a Zaragoza y sus fiestas de «La Pilarica», esa Virgen tan querida por todos. Yo esta semana me quedo en Madrid, a disfrutar de mi ciudad y sus museos... Os recomiendo los surrealistas del Thyssen y en El Prado, la magnífica exposición de «Velázquez y la familia de Felipe IV».