Cristina Cifuentes: Vitamina de color

Delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid

Hace unos meses hablábamos del estilo de Cristina Cienfuentes, que tiene 49 años, y lo definíamos como un oasis en medio del sórdido desierto en cuanto a estilismo político se refiere. Hoy, no sólo se reafirma esta idea, sino que aún se ve más potenciada. Después del grave accidente que ha sufrido, vemos cómo su recuperación nos trae a una mujer con una actitud más dinámica, alegre y favorecedora. Asegura que posee un fondo de armario construido durante los últimos 20 años que persiste, porque invierte en calidad. Compra con inteligencia. Quizá, estos últimos meses su inversión en moda se ha dirigido hacia el color. Sus chaquetas irradian energía y ganas de vivir, lo que se convierte en una buena metáfora del volver a nacer.

Domina el «color plain», es decir, vestir de un color único en todo el «outfit» en tejidos lisos, sin apenas textura y trajes de chaqueta con falda o pantalón en un único color. Se decanta por los tonos pastel, que suavizan y dulcifican, y el carácter ya lo incorpora el diseño de la prenda. Asimismo, hace buen uso del «color block», basado en introducir colores geométricos en un mismo «look». Prefiere para este tipo de juegos cromáticos, los tonos fuertes en contraste con los oscuros. El «beauty» siempre es suave, con el pelo retirado en coleta, lo que ayuda a marcar facciones y aporta identidad y carácter al rostro.

Necesita mejorar; por Marta Boira

Recuperar energías estas vacaciones

Tras su accidente de circulación le recomiendo a Cristina Cifuentes que se vaya a pasar las vacaciones de Navidad a la isla de Gran Canaria donde podrá disfrutar de un elenco de cuidados y mimos: circuitos spa, masajes relajantes al aire de libre y un largo etcétera. Todo ello en cualquiera de los asociados de Gran Canaria Spa Wellness & Health(www.grancanariawellness.com ). Una manera diferente de vivir estas fechas, porque como ella misma afirmó, tras su accidente «la vida se ve de otra manera». Ahora, si desease mejorar un poco su apariencia, los lóbulos de las orejas crecen durante toda la vida y los pendientes demasiado pesados pueden provocar el desgarro y alargamiento de los mismos. La lobuloplastia sería una opción quirúrgica mínimamente invasiva, ambulatoria y muy recomendable. Se cortan y suturan los lóbulos en su borde, los puntos se retiran a los dos días aproximadamente y sólo requiere anestesia local..La revisión suele hacerse a los dos meses. Normalmente, en la misma operación, también pueden corregirse agujeros de las orejas que han cedido demasiado.

Gestos delatores; por Valvanuz Sánchez de Amoraga

Una fuerza de voluntad de hierro

Vemos a Cristina Cifuentes más delgada tras el accidente y aunque continua con un paso firme y rápido, su espalda se encorva ligeramente hacia delante lo que nos muestra que todavía tiene secuelas de la colisión –antes tenía una postura erguida–. En la entrevista en la que explica el trance que ha pasado, muestra con la mirada caída (sigue transmitiendo muchísimo con los ojos) y con los movimientos horizontales de la cabeza la dureza la situación. No se permite exteriorizarlo, no le agrada mostrar sus emociones en público, por lo que en seguida reenfoca su comunicación al trabajo y a la parte lógica y racional para controlar la emotividad.

Continúa cuidando mucho sus intervenciones y buscando la simpatía del público mediante la sonrisa, porque valora mucho su imagen. Su lenguaje es más positivo y su mensaje es más tranquilo después del duro trago sufrido en las últimas intervenciones. Sus movimientos son más bruscos, lo que denota que todavía tiene falta de movilidad: lo vemos en la tensión de los hombros y en la rigidez del tronco. Demuestra una gran fuerza de voluntad al haber vuelto tan pronto a la vida laboral.