Paulina Rubio: «Colate me agrede y me insulta»

Interrumpe al juez y acusa a su ex de ser «un mal padre»

La artista, durante una sesión judicial
La artista, durante una sesión judicial

La chica dorada va a por todas en la batalla por la custodia de su hijo y por fin vio la cara a su ex, Nicolás Vallejo-Nájera, en los juzgados de Miami.

La chica dorada va a por todas en la batalla por la custodia de su hijo y, cuando por fin vio la cara a su ex, Nicolás Vallejo-Nájera, en los juzgados de Miami este miércoles, no pudo contenerse. Mientras los abogados de ambas partes repasaban el caso junto al juez George Sarduy, la cantante interrumpió la sesión para hacerse oír y acusó a Colate de ser un mal padre y de utilizar a su hijo para vender exclusivas. Toda una declaración de guerra, que no hizo sino caldear el ambiente, y es que tanto la artista como el empresario se lanzaron duras acusaciones. Paulina aseguró al juez que Colate «me agrede y me insulta», y ratificó su versión de que el empresario no quiso firmar el divorcio porque ella era la inversión monetaria más importante que él había hecho.

Un «circo» mediático

Así, Paulina, en su intento de quitar a Colate todos los derechos sobre la custodia de su hijo, aseguró al juez que «a Nicolás no le importa si el niño tiene fiebre o si tiene diarrea, lo único que le importó cuando estuvo malo fue irse de compras con su hermana», afirmó en referencia a los días que pasó el pequeño con su padre en España. Y es que la cantante no pierde la pista a su ex, a quien, al parecer, sigue día y noche un detective privado que Rubio contrató para desacreditar a Colate: «Lo sacaron a las nueve de la mañana y doce horas después seguía vestido igual. El niño estuvo gravísimo tres semanas», explicó Paulina al juez.

Y no quedaron ahí las acusaciones. Según recoge la cadena estadounidense Univisión, la cantante afirmó que su ex está haciendo de su separación un circo y que utiliza a su hijo para embolsarse exclusivas: «Cuando tú anuncias en ''¡Hola!'' un divorcio, eso es publicidad. Si lo hubiera hecho sin publicidad, sin nadie... Lo digo no por mí sino por mi hijo, que algún día me preguntará: "¿Por qué mi padre hizo eso?"». Colate, más templado que Paulina, recordó a la sala que ella no es la más indicada para hablar porque, por lo visto, viajó con el pequeño a Marruecos sin su consentimiento ni el del juez, sin las vacunas apropiadas y que, además, las fotos de su viaje también salieron publicadas.

Asimismo, el empresario intentó esquivar las continuas acusaciones de ser un «mal padre» y quiso dejar claro que él está realizando sacrificios por su hijo. Así, explicó que tiene su vida en España, donde está toda su familia, pero que lo que más quiere en este mundo es a su hijo y que por éste se queda en Miami. Declaraciones que no consiguieron endulzar a la mexicana, que parece dispuesta a defenderse con uñas y dientes.