Camilo Sesto, víctima de un robo violento en su casa

Tres ladrones le ataron y amenazaron con un cuchillo, y se llevaron joyas, relojes y efectivo de su vivienda

MADRID, 01/10/2010.- El cantante Camilo Sesto, durante su actuación esta noche en el Palacio de Exposiciones de Madrid, en el primero de los dos conciertos con los que se despedirá definitivamente de su público. EFE / Alberto Martín.
MADRID, 01/10/2010.- El cantante Camilo Sesto, durante su actuación esta noche en el Palacio de Exposiciones de Madrid, en el primero de los dos conciertos con los que se despedirá definitivamente de su público. EFE / Alberto Martín.

No es un buen comienzo de año para Camilo Sesto. Si ayer publicaba LA RAZÓN que el cantante tiene previsto en 2013 demandar a sus ex colaboradores por asuntos económicos –ellos le reclaman seiscientos mil euros y él les acusa de falsificar documentos–, en la madrugada de ayer Camilo vivía probablemente una de las experiencias más aterradoras de su vida: unos ladrones entraron en su casa, le ataron y amordazaron con cinta americana, le amenazaron con un cuchillo y le robaron. Al cabo de cuatros horas, el artista consiguió zafarse de las ataduras y acudió a la Guardia Civil para denunciar el robo.

Unas horas aterradoras que comenzaron a las tres de la madrugada, cuando tres hombres enmascarados, con trajes de camuflaje y guantes entraron por la puerta de la cocina en la casa que Camilo tiene en Torrelodones, donde actualmente vive solo. Una vez en su interior, se dirigieron a la habitación del cantante, a la que accedieron derribando la puerta de una patada, según ha contado a LA RAZÓN una persona de confianza del cantante. Los ladrones le ataron y amordazaron con cinta americana y le amenazaron con un arma blanca. «Le pusieron el dorso del cuchillo en los dedos y le dijeron que se los iban a cortar si hacía alguna tontería», relata esta misma fuente.

Derribaron muebles, tiraron cuadros, abrieron cajones y, finalmente, dieron con la caja fuerte, de la que se llevaron joyas, relojes y 2.500 euros en efectivo. Cuando los asaltantes abandonaron la casa, él seguía atado y no fue hasta tres horas después, aproximadamente a las siete de la mañana, cuando consiguió zafarse de las ataduras. Automáticamente, cogió el coche y se dirigió a la Guardia Civil de Torrelodones, muy alterado. «Ha estado en máxima tensión y tuvo que ser asistido por el Samur. Le dieron un ansiolítico y ahora está en un momento de bajón después de todo el estrés que ha sufrido», asegura este amigo.

La casa permanece incomunicada después de que los ladrones cortaran la línea telefónica, pero ayer por la tarde el cantante ya estaba acompañado por gente de confianza. El susto sigue en el cuerpo y, de todo lo que se han llevado, lo que más le duele son las joyas, de gran valor sentimental al haber pertenecido a su madre. Su hijo Camilo, participó ayer en el programa «Qué tiempo tan feliz» para darse a conocer como cantante por primera vez en España, y comentó que su padre debería cambiar de vivienda, pues la que tiene actualmente en Torrelodones es «insegura». Parece ser que el cantante camina en la misma dirección y podría estar barajando cambiarse de domicilio ahora que vive solo.

Un ermitaño en «Torre»

Los vecinos de Torrelodones aseguran que cada vez se ve menos a Camilo Sesto. Ya no frecuenta con la misma asiduidad que antes los restaurantes a los que solía ir y «baja poco al pueblo», dicen los residentes, absorbido como está por su afición a la pintura y por la música. Donde sigue siendo un fijo es en «El Pesca». Allí entienden que está tan desvinculado del mundo social «porque ya está jubilado y no tiene la necesidad de hacer de relaciones públicas y vender sus discos, pero él sigue pidiendo lo de siempre».