Xavier Gabriel: «Si le tocara El Gordo, Artur Mas sería menos»

–A usted ya le ha tocado el Gordo: ha vendido más que el año pasado...

–Sí, cosa difícil en estos tiempos. Y he vendido 20 millones más que la lotería de la Generalitat, con sus 2.700 puntos de venta.

–¿La crisis aumenta la fe en el azar?

–Crece eso y además la esperanza. La crisis debe hacernos más listos.

–¿Este país confía más en la lotería que en el trabajo?

–Hace años, confiaba más en el azar; ahora, más en el trabajo, quizá porque hay poco. Nos gusta llevar la contraria.

–O sea, que la lotería de la Generalitat no le ha hecho pupa...

–No. A las administraciones pequeñas, sí. Y si perjudican a mis colegas, yo me sublevo contra los que no saben qué hacer y se distraen con lo que no saben hacer.

–¿A qué está jugando Artur Mas?

–Parece que al escondite, pero no sabe dónde esconderse.

–¿Qué cree que haría el president si le tocara el Gordo?

–Puede que colgara la bandera en el armario. Mas sería menos, porque se haría otras preguntas, otras consultas.

–Usted se declara catalán y español...

–Sí, y dentro de nada me voy al espacio, para ser también espacial. Me encantaría ser marciano. Ver todo esto desde Marte debe ser de coña.

–Qué le ha pedido a los Reyes Magos...

–Que les toque a ciertos políticos la lotería del Niño, a ver si volviendo a la infancia aprenden algo.

–Ha visto nacer a nuevos ricos. ¿Qué aconseja en ese trance?

–No tomar ni una copa, no gastar nada, no celebrar nada, contárselo sólo a mamá y mantenerse tres meses o seis en la austeridad y el silencio.

–Ya. ¿Y luego?

–Invertir, crear una empresa, hacer aquello que siempre soñaste hacer.

–Supersticiones: ¿hay que frotar el décimo en la tripa de una mujer embarazada, hay que poner una vela a...?

–Hay que pasarlo por la escoba de la Bruja de Oro.

–Dicen que a Voltaire le tocó cinco veces la lotería por sus sabios cálculos.

–No me lo creo. Sólo tiene más posibilidades quien más juega.

-Siempre volvemos a más. O a Mas.