Especiales

Una opción accesible y segura de crédito inmediato con el empeño de joyas

Las oficinas del Monte de Piedad de Fundación Bancaja han reabierto las puertas con fuerte demanda de sus préstamos para pagos inaplazables de familias y pequeños empresarios

Una gemóloga del Monte de Piedad de Fundación Bancaja tasando una joya
Una gemóloga del Monte de Piedad de Fundación Bancaja tasando una joyaLa RazónLa Razón

En el camino hacia la recuperación de la normalidad y la superación de las consecuencias económicas de la pandemia del coronavirus, son muchas las familias, autónomos y pequeños empresarios que se enfrentan a la difícil situación de afrontar necesidades de liquidez inmediatas. Gastos básicos del día a día en los hogares o pagos inaplazables para la continuidad de los pequeños negocios se pueden convertir en un problema cuando la pérdida o reducción de ingresos impiden afrontarlos. Muchas personas están encontrando la solución en el servicio del Monte de Piedad de Fundación Bancaja, que ofrece una alternativa de dinero inmediato a través préstamos accesibles y muy competitivos que sólo requieren la aportación de una joya como garantía. «La sencillez e inmediatez de nuestros préstamos es una de las razones por las que la gente viene al Monte de Piedad.

Sin los procesos de tramitación y autorización de cualquier préstamo ordinario que exigen la aportaciones de nóminas o avales difíciles de conseguir y que impiden disponer inmediatamente del dinero, nuestros clientes vienen a la oficina con sus joyas que son tasadas por gemólogos profesionales, y salen ya con un préstamo que les permite liquidar sus pagos acuciantes», afirma Ana Soto, directora del Monte de Piedad de Fundación Bancaja. Junto a la operativa ágil y flexible, el Monte de Piedad se distancia de otras alternativas de la financiación inmediata en su coste ventajoso con tipos de interés siempre por debajo del 8,5% anual. «Incluso en situaciones económicas buenas, el Monte es una alternativa para muchas personas que comprueban que pueden financiar un master o unas vacaciones en condiciones mucho mejores que otras formas de financiación». También la seguridad que aportan sus procesos es uno de los alicientes de los clientes. «Todos nuestros profesionales son gemólogos titulados y las tasaciones se realizan con balanzas e instrumental certificado por la UE y homologados por organismos reconocidos. Los clientes buscan esa garantía de seguridad y transparencia en la tasación de sus joyas, su oro o sus relojes», destaca Ana Soto. Los préstamos son anuales y ofrecen siempre la posibilidad de renovación si el cliente lo necesita. En las situaciones en las que no se puede afrontar la devolución las joyas se subastan previa en Castellón, Valencia, Alicante y Murcia.

Las oficinas, tras el cierre obligado para la contención de la pandemia, han vuelto a abrir sus puertas con las máximas medidas de seguridad establecidas por los protocolos sanitarios como las mamparas, las mascarillas, el uso de geles higienizantes, así como el control de aforo. Junto con la función social de los propios préstamos del Monte que permiten la inclusión financiera, su actividad se realiza también sin ánimo de lucro al destinarse la totalidad de sus ingresos a financiar los programas sociales, culturales y medioambientales de la Fundación Bancaja. Con más de un siglo de historia el de la Fundación Bancaja es uno de los nueves Montes de Piedad existentes en España y que suman una red de 26 oficinas. El sector sumó en 2019 un total de 145.000 clientes con préstamos vigentes, más de 265.000 préstamos en vigor y operaciones concedidas por un montante global superior a los 180 millones de euros.