Barberá «moverá» la Lonja del Cabanyal cien metros para salvarla de los derribos

El Ayuntamiento de Valencia se lo ha pensado mejor y ha retomado la idea inicial de trasladar la Lonja de Pescadores del Cabanyal a una zona libre del plan que ha previsto para el barrio.

Rita Barberá, en una de sus últimas visitas al barrio. Al fondo a la derecha, el edificio de pescadores
Rita Barberá, en una de sus últimas visitas al barrio. Al fondo a la derecha, el edificio de pescadores

El primer teniente de alcalde, Alfonso Grau, anunciaba ayer que la intención del Consistorio capitalino es la de desmontar «piedra a piedra» el edificio y reubicarlo en un terreno a menos de cien metros de distancia. Una vez se lleve a cabo la reubicación, el emblemático almacén de aparejos de pesca y aún propiedad de la Marina Auxiliante, se convertirá en un espacio público.

 «El uso original está desvirtuado. Si se construyera ahora, diríamos que es un bloque de apartamentos», justificó al respecto Grau. Para darle nuevos fines, sin embargo, el Consistorio deberá estudiar la situación en la que se encuentran los inquilinos actuales y si se es necesaria la expropiación forzosa. Con todo, el plan, como el resto de actuaciones previstas en la zona afectada por la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez hasta el mar, deberá esperar hasta que los tribunales resuelvan la legalidad del proyecto previsto por el Gobierno de Rita Barberá.

Lío de declaraciones en el PSPV

No obstante, esta no fue la única novedad que ayer presentó Grau relativa al Cabanyal, ya que adelantó que el Ayuntamiento tiene previsto comenzar a construir lo antes posible - «por mí, la próxima semana»- 43 viviendas, cuyas licencias se otorgaron antes de la paralización del plan. Además, hay proyectadas otras 137 destinadas a realojos preferentes, aunque estas sí deberán esperar al fallo judicial.

Grau presentaba las últimas iniciativas urbanísticas cuando aún colea la polémica que surgió a raíz de las declaraciones del candidato socialista a la Alcaldía, Joan Calabuig, en las que no descartaba la prolongación de la avenida, postura hasta ahora contraria a la que ha mostrado su partido. Sin embargo, matizaba: «habría que replantearla para reducir su impacto y acordar con los vecinos cómo se hace esa llegada hasta el mar». Palabras que ayer desmintió la aún portavoz socialista en el Ayuntamiento, Carmen Alborch, al asegurar que su formación «siempre» ha defendido «la recuperación y rehabilitación del Cabanyal desde la participación, el consenso y el diálogo».


Guerra de mercado
Las obras de rehabilitación de la pescadería del Mercado Central son el otro objeto de discusión entre el Gobierno central y el Ayuntamiento estos días. El primero dice que los trabajos empezarán el próximo año, mientras que el Consistorio dice que, si se llevan a cabo, será gracias al presupuesto municipal. Lo último, «un escrito entre técnicos» acerca de un acuerdo que, según el equipo de Barberá, carece de valor administrativo.