Champions League

Cristiano canta los cuarenta

El Almería, en Segunda, sin presión, hacía de tripas corazón, mientras Cristiano Ronaldo buscaba su portería con la mirada de un depredador. El partido no era cuestión estética sino de marcas, las que se imponía batir el coloso portugués frente a la inspiración de Esteban para amargarle la jornada postrera.

ronaldo
ronaldo

En el primer tiempo sólo recibió dos goles, de «CR7» y de Adebayor; Dudek, uno, de Uche. En el segundo, seis, dos más de «Manolito», otro par de Benzema, uno más del portugués (41 de «Pichichi», 40 de «Bota de ro») y el octavo, de Joselu. Con el 8-1, el Madrid alcanzó la friolera de 102 en esta Liga. Se despedía el Almería de Primera y Alves, suplente, del Almería, que hubiese deseado un recuerdo menos cruel en el adiós; se licenciaba Dudek en el Madrid –Mourinho le dio el homenaje y casi al final le relevó Jesús Fernández– y, posiblemente, también Lass, que se cree Falcao y ni siquiera le adornan los atributos que a Makelele sobre el terreno de juego, menos fiable que aquel compatriota suyo que corría por él, por Zidane y por todos los «galácticos». Tantas despedidas en la tarde apacible madrileña, reflexiva entre los murmullos, las reclamaciones y la jacaranda de Sol.

El Almería, en el Juegos del Mediterráneo, dio el primer aviso al Madrid sobre lo que no tenía que hacer para disputar la Liga al Barcelona hasta el final. Aquel empate marcó la irregularidad madridista frente a rivales de mitad de la tabla hacia abajo. Los que le han hecho perder. Ayer, a priori, se trataba de encajar el menor número de goles posible, sin más en juego que la honrilla, frente al acercamiento del anfitrión al campeón, puro espejismo, y la gazuza de Cristiano. Sin presión, los almerienses firmaron un 2-1 en la primera parte. Creó más ocasiones el Madrid, Benzema estrelló un balonazo en el larguero, con ayuda de Esteban, Ronaldo marcó a los cuatro minutos y Adebayor, a los 31, gracias a un fenomenal centro firma de Özil. En el 33, fallo de Pepe y tanto de Kalu Uche.

La goleada no era tal y Cristiano, más solidario que individualista, confiaba en aumentar la cuenta del «Pichichi», ya histórica con 41 dianas, que son 40 en la carrera por la «Bota de Oro». La marca de Zarra y Hugo Sánchez quedará para la posteridad; ahora, en los anales de la historia, el primero, con 41 o 40, es Ronaldo. Recién comenzado el segundo tiempo, Corona cabeceó al poste y acto seguido Benzema se empeñó en marcar y lo consiguió, tras filtrarse entre una nube de defensas. Ni el Almería se encerraba ni el Madrid organizaba atrás una muralla. El partido prometía más goles de los que ansiaba Ronaldo, a punto de hacer el cuarto, que la madera repelió y la pelota fue a caer donde estaba Adebayor.

No perdonó. «Manolito» está dispuesto a hacer toda clase de sacrificios por quedarse en Chamartín. Pedirá al City que exija menos de 15 millones por su traspaso y se bajará otra vez el sueldo. Ante el Almería profundizó en el corazón madridista con su entrega y el trío de goles, su mejor aval. Y no se quedó atrás Benzema, autor del quinto, con la cooperación de «CR7», que volvió a marcar y que colaboró en varios tantos del equipo, incluido e 8-1, firmado por el canterano Joselu. El último partido de Liga fue puro divertimento, ideal para que Cristiano Ronaldo cantara los cuarenta y el Madrid, los 102.

Ficha técnica:

8 - Real Madrid: Dudek (Jesús, m.78); Sergio Ramos, Pepe, Raúl Albiol, Arbeloa; Xabi Alonso, Kaká (Granero, m.61); Cristiano Ronaldo, Özil, Benzema (Joselu, m.84); y Adebayor.

1 - Almería: Esteban; J.M.Ortiz, Pellerano (Ortiz, m.82), Carlos García, Marcelo Silva, Luna; Bernardello, Corona; Piatti, Crusat (Vargas, m.61); y Kalu Uche (Goitom, m.82).

Goles: 1-0, m.4: Cristiano Ronaldo. 2-0, m.30: Adebayor. 2-1, m.33: Uche. 3-1, m.48: Benzema. 4-1, m.52: Adebayor. 5-1, m.63: Benzema. 6-1, m.72: Adebayor. 7-1, m.77: Cristiano Ronaldo. 8-1, m.87: Joselu.

Árbitro: Iglesias Villanueva (colegio gallego). Amonestó a Xabi Alonso (50) por los locales, y a Ortiz (64) por los visitantes.

Incidencias: encuentro correspondiente a la última jornada de Liga, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de unos 50.000 espectadores.