Pregones de Semana Santa

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Ya sé que es pronto, pero la noticia ha saltado. El pregón de una Semana Santa tan importante como la de Valladolid está en las primeras páginas. No es el citado pregón lo que se pone en cuestión, es a la pregonera, Soraya Sáez de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno. El arzobispo titular de la diócesis, don Ricardo Blázquez, considera, desde el punto de vista canónico, que no es adecuado que una persona casada civilmente sea la que pronuncie el pregón. No es competencia del arzobispo, como pasa en Sevilla, la designación de la persona que dará el discurso. Es la junta de cofradías y el Ayuntamiento. Se queja monseñor Blázquez de que no le pasaron una lista de posibles candidatos, que será lo que pedirá a partir de ahora. Posiblemente lleve razón desde sus responsabilidades, pero resulta chocante que se pongan trabas a una mujer nacida en Valladolid, que además forma parte muy importante de un Gobierno conservador. Doy por hecho que la elección se debe a su devoción por la Semana Santa y al conocimiento de la misma. Vimos recientemente jurar a doña Soraya sobre un crucifijo y la Biblia, con lo que no parece que se considere laica. Opino que los pregones, como su nombre indica, tratan de ser un altavoz que atraiga la atención sobre esa semana tan importante en muchas ciudades de España. He comentado muchas veces que sería oportuno abrir el pregón de Sevilla a un mayor número de personas. Salvo algunos, como el de Carlos Herrera, Antonio Burgos o Barbeito, la difusión del mismo fuera de Sevilla ha sido prácticamente nula. De lo que no hay duda es que si la señora vicepresidenta es al final la pregonera, mediáticamente será un gran éxito, por la personalidad de tan importante mujer, y por el interés añadido que le ha prestado con sus recelos monseñor Blázquez.