Situación insostenible ante la «okupación» de la plaza Catalunya

«Queremos entablar una negociación con la Guarda Urbana para llegar a un acuerdo sobre la salida de la plaza y acabar así con la acampada». Ésta fue una de las decisiones más aplaudidas ayer en la reunión de la comisión de barrios que se llevó a cabo a media tarde en la plaza Catalunya de Barcelona.

Los árboles de la plaza están tomados por los «okupas» que han puesto estructuras en las que se han habilitado camas para pernoctar
Los árboles de la plaza están tomados por los «okupas» que han puesto estructuras en las que se han habilitado camas para pernoctar

El grueso del movimiento decidió abandonar la plaza el pasado 13 de junio, pero la degradación del espacio ha ido en aumento. La plaza está tomada en la zona norte por cerca de una cincuentena de tiendas en las que pernoctan y viven «okupas» y varios árboles están literalmente tomados por estructuras en las que se han llegado a habilitar camas para dormir. El anuncio de la toma de contacto con las autoridades policiales para negociar la salida de este grupo la emitía uno de los portavoces de la comisión jurídica, que ha decidido no amparar legalmente a los se quedan.

Durante el encuentro de asambleas, muchos fueron los que quisieron desmarcarse de los que duermen en Catalunya. «Retiramos la parada porque ya no es necesaria, no dormimos en la plaza», destacaron desde la comisión de Educación. «Nosotras tampoco dormimos aquí, no queremos hacer un asentamiento en la plaza», apuntaron las feministas. Incluso desde la comisión de comunicación se planteó la posibilidad de cambiar el nombre en webs y plataformas sociales –actualmente es AcampadaBcn–, para alejarse de los que conviven en el espacio.

No obstante, dos comisiones han decidido quedarse, así como el punto de información que está habilitado por el movimiento de forma diurna. Se trata de las comisiones de Artes y Lucha. Una de las portavoces de la subcomisión de Teatro quiso especificar que se quedan porque su trabajo «debe hacerse en la calle, necesitamos estar en contacto con la gente, no nos quedamos tirados a la bartola en la plaza».

Mientras se celebró la asamblea, habilitada en la zona sur de la plaza con la presencia de unas 200 personas, los «okupas» seguían a la suya. La situación de la plaza es insostenible, pero el conseller de Interior, Felip Puig, atribuye al alcalde de Barcelona el desalojo. Sin embargo, la situación de internidad del Ayuntamiento ha llevado a Hereu, que será relevado por Trias el viernes, a no tomar ninguna decisión.