El BCE compró 22000 millones en deuda para salvar a España e Italia

Los mercados vivieron ayer una jornada de relativa calma tras los avatares de los últimos quince días. A la espera de los resultados de la cumbre que hoy celebran Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, las principales bolsas europeas siguieron en tono positivo, con aumentos que van desde el 0,71% del Ibex-35 al 0,41% de la bolsa de Fráncfort

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN CONTENIDOS RELACIONADOS
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN CONTENIDOS RELACIONADOS

La excepción fue el mercado italiano, que subió un 4%, muy influido por la confirmación del Banco Central Europeo de haber realizo compras por importe de 22.000 millones de euros de deuda soberana de España, Italia, Portugal e Irlanda durante la pasada semana.

La noticia se dejó sentir también en la renta fija. La prima de riesgo de España se mantuvo en los 267 puntos básicos, ligeramente por debajo de la italiana, que cerró la jornada con un diferencial con el bono alemán a diez años de 271 puntos. La deuda española a largo plazo está en el 4,995% y la italiana sigue por encima del 5%, aunque, eso sí, lejos de los valores máximos alcanzados hace unos días.

Récord de compras

El Banco Central Europeo (BCE) que a finales de julio no necesitó comprar bonos de los países periféricos para frenar el avance de los especuladores –bastó con que en el mercado corriera el rumor de su intervención– reinició la semana pasada el programa de compra de deuda pública, para frenar los ataques contra España e Italia, con una cantidad semanal récord de 22.000 millones de euros, que incluyen bonos españoles, italianos, portugueses e irlandeses.

El BCE informó ayer de que la semana pasada intervino de nuevo en el mercado secundario de deuda pública de la zona del euro, tras no haberlo hecho durante diecinueve semanas consecutivas, desde finales de marzo. Como es habitual, la entidad monetaria europea no ha especificado los países de los que ha adquirido la deuda, pero informó el 7 de agosto de que iba a proceder a adquirir bonos de España e Italia tras los ataques especulativos.

Según algunos operadores de los mercados, el BCE compró la semana pasada deuda de España e Italia y el 4 y 5 de agosto bonos soberanos de Portugal e Irlanda. Hasta ahora el BCE ha adquirido deuda pública de la zona del euro por valor de 96.000 millones de euros, según informa Efe.

División de opiniones
Se trata de la cantidad semanal más alta de deuda adquirida, un 33% superior a los 16.500 millones de euros empleados en mayo de 2010, cuando los mercados acabaron con la deuda soberana de Grecia.

El 4 de agosto el consejo de gobierno del BCE decidió mantener el programa de compra de deuda pública para ayudar a los países que atraviesan dificultades de financiación pese a la oposición del presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, y el economista jefe del BCE, el también alemán Jürgen Stark. Los gobernadores de los bancos centrales de Holanda, Luxemburgo y Finlandia también se opusieron, tanto a la compra de deuda de Portugal e Irlanda como a la de España e Italia, según algunos medios de comunicación.

Los representantes de Alemania en el consejo de gobierno del BCE consideran que con la compra de deuda la entidad monetaria asume funciones de política fiscal que no le corresponden y además alienta el riesgo de que suba la inflación.

Merkel y Sarkozy no tienen intención hoy de discutir sobre la iniciativa de crear los eurobonos como medida para afrontar la crisis financiera de varios países de la eurozona, que ha salpicado incluso a Francia.

En el encuentro, los dos principales líderes de la eurozona hablarán sobre la gestión de la crisis y del grado de aplicación de los acuerdos tomados en la cumbre extraordinaria de jefes de Estado de la región celebrada el pasado 21 de julio.

El portavoz oficial de la canciller alemana, Steffen Seibert, aseguró ayer que la actual crisis sólo puede resolverse mediante la consolidación consecuente de la reformas que están llevando a cabo los diferentes países, para que los tipos de interés de la deuda pública acaben convergiendo. Merkel podría plantear a Sarkozy la creación de un fondo monetario europeo para controlar las deudas estatales de los países miembros a cambio de ceder a la creación de un mercado común de bonos.

El euro fue uno de los principales beneficiados de los rumores de la cumbre. Ayer, la moneda única europea llegó a superar la barrera de los 1,44 dólares.