El Defensor del Pueblo apoya el veto al burka por «seguridad e igualdad»

El PSOE lidera una enmienda alternativa a la petición del PP basada en la colaboración con colectivos musulmanes.

Para Pajín, el burka es «una cárcel» para las mujeres
Para Pajín, el burka es «una cárcel» para las mujeres

Madrid/Barcelona- El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, afirmó ayer que el burka «no debería ser permitido en espacios públicos», pues en su opinión, la utilización de dicha prenda puede causar «problemas de seguridad e igualdad». Considera que el burka puede «ocultar acciones al margen de la ley». Además, aunque «hay un Islam responsable y serio», también existen desviaciones sectarias que conducen a la desigualdad, a que la mujer sea expuesta a la servidumbre del varón, y eso se traduce en determinadas vestimentas», aseguró Múgica.El Partido Socialista, por su parte, pidió ayer que «se siga colaborando con las comunidades musulmanas» para promover la integración social. Así se pronunció su portavoz en el Senado, Carmela Silva, cuando anunció que todos los grupos parlamentarios, a excepción del PP, firmaron ayer una enmienda de sustitución como alternativa a la presentada por los populares, que insta al Gobierno a realizar las reformas necesarias para impedir que se usen esas prendas que «dificultan la identificación» de los ciudadanos y que suponen una «discriminación contraria a la dignidad de las personas» y lesionan la «igualdad real y efectiva» entre los hombres y las mujeres. Hoy se debatirá y votará la moción de los populares, presentada por Alicia Sánchez Camacho. El Grupo Popular en el Senado considera insuficiente el texto preparado por los socialistas y critica, además, que no se le haya tenido en cuenta para negociarlo. Carmela Silva adelantó, no obstante, que aspiran a sumar también al Partido Popular. La enmienda –presentada por los socialistas junto con Entesa Catalana para el Progrés, CiU, PNV y Grupo Mixto– «se queda corta» en comparación con la presentada por ellos, según fuentes populares. La senadora y secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, reconoció que el burka es «una cárcel de tela para las mujeres», pero especificó que ya existen leyes que permiten la identificación de los ciudadanos en espacios públicos. «Vamos a utilizar las ordenanzas, el ordenamiento jurídico y la Constitución, que impiden, por motivos de seguridad, que a alguien no se le identifique o no se le vea la cara cuando va a un espacio público». Pajín añadió que no va «a permitir que las mujeres del PP le den lecciones en materia de dignidad al Partido Socialista».