Cataluña plantea pólizas de salud para rentas altas

Los médicos catalanes aseguran que los recortes están asfixiando a la sanidad
Los médicos catalanes aseguran que los recortes están asfixiando a la sanidad

BARCELONA- El consejero de Salud catalán, Boi Ruiz, volvió ayer a provocar una fuerte polémica al lanzar la idea de que, para reformar el sistema sanitario español, los ciudadanos tendrían que contratar de forma obligatoria una póliza a partir de una determinada renta, que no especificó. En una jornada organizada por la patronal de la sanidad privada Aces, Ruiz comentó que «seríamos partidarios de una póliza básica de obligado seguro para aquellos que tienen un determinado nivel de renta».

Ruiz añadió que «no sabemos cuáles serán las reformas que se harán a nivel español, pero no somos muy optimistas». «A nosotros nos gustaría un modelo asegurador diferente, parecido al de otros países europeos, en los que existe esta póliza obligatoria», reiteró el consejero, ante la plana mayor de la sanidad privada catalana, que recibió sus afirmaciones con los brazos abiertos.

Las declaraciones de Ruiz levantaron polvareda. Pocas horas más tarde, la Generalitat emitió un comunicado que negaba que el Gobierno catalán «esté considerando la posibilidad de introducir una póliza obligatoria para acceder a los servicios sanitarios». El departamento de Salud puntualizó que en la citada jornada se hablaba de la financiación de los servicios sanitarios y, en ese contexto, Ruiz comentó que «uno de los modelos posibles es el de Holanda, país en el que existe esta póliza obligatoria».

El titular de Salud aludió a los primeros meses del futuro Gobierno del PP, y señaló que «a medio plazo lo van a tener difícil para definir un cambio de modelo». En este sentido, afirmó que «Cataluña lleva ventaja, porque llevamos un año de recortes». En un calculado discurso, muy cercano a la sanidad privada, el consejero no hizo ninguna referencia al copago y se mostró favorable a que «el sector público y privado cooperen más que compitan».

Además, pidió a las patronales sanitarias que presenten un plan estratégico en el que realicen una radiografía del sector, con el objetivo de identificar los puntos en los que la Generalitat pueda ayudar. También elogió la contribución de las aseguradoras a la sanidad catalana.

La ministra de Sanidad en funciones, Leire Pajín, expresó por su parte su confianza en que el nuevo Gobierno del PP, dirigido por Mariano Rajoy, «no consienta» a la Generalitat llevar a cabo este tipo de planes, porque, a su juicio, «pueden fragmentar el sistema nacional de salud».