Chávez amaga con expulsar a Arístegui

El portavoz de Exteriores del Grupo popular en el Congreso, Gustavo de Arístegui, viajó el pasado jueves a Caracas para ejercer junto a otros tres compañeros de partido de observador electoral como les solicitó la coalición opositora Copei. La estancia se truncó ayer después de que fuera entrevistado por la cadena televisiva Globovisión y en ella lamentara «la gravísima regresión de las libertades» en Venezuela.

Tras el amago de expulsión de Chávez, el diputado del Partido Popular (PP) español Gustavo de Arístegui confirmó que la orden había sido revocada.

A su llegada al hotel donde se hospeda en la capital venezolana, De Arístegui indicó a los periodistas que planea mantener el programa que tenía previsto para el domingo, día de las elecciones parlamentarias, a las que ha sido invitado como "acompañante internacional"por el partido opositor Copei (democristiano).

Dijo que no disponía de información respecto a la supuesta retirada de su credencial como "acompañante internacional", como se denomina a los observadores, y afirmó que en "ningún momento"en sus declaraciones había "faltado al respeto"de las leyes venezolanas.

"Somos respetuosos hasta la saciedad con la ley de la República de Venezuela", manifestó el diputado a su llegada al hotel donde le esperaban representantes de la Embajada española en Caracas.

"Nuestras discrepancias políticas"con el Gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, "no nos impiden ser absolutamente respetuosos con la Constitución de Venezuela", aseguró.

De Arístegui, que llegó el jueves a Caracas, aseguró que seguirá con la agenda que tiene prevista y estará "a las ocho"de la mañana este domingo en el centro electoral al que ya tenía planeado acudir en su calidad de observador, invitado por la oposición.

"No queremos provocar a nadie", dijo también el legislador español, quien señaló que "la revocación de las credenciales jamás fue confirmada".

Indicó asimismo que ha estado "en contacto permanente con el gabinete del ministro (de Exteriores español, Miguel Ángel) Moratinos".

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid informaron a Efe de que el Gobierno de Venezuela había decidido finalmente no expulsar al diputado por sus declaraciones críticas y dijeron que la decisión había sido tomada después de que Moratinos mantuviera una conversación con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro.

En declaraciones al final de la tarde, el canciller venezolano desmintió la expulsión, aunque dijo que el Poder Electoral está "evaluando"las declaraciones hechas por Arístegui al canal privado de televisión "Globovisión".

"Hago un llamado a todos los acompañantes internacionales a que cumplan su función en el país respetando las leyes", señaló Maduro.

El Gobierno de Caracas ha recordado al diputado del PP la obligación legal de no hacer comentarios relativos al proceso electoral en los dos días de reflexión previos a la cita de mañana con las urnas a las que están convocados más de 17 millones de venezolanos para renovar la Asamblea Nacional del país.

El portavoz de Exteriores del PP en el Congreso español viajó a Caracas con tres eurodiputados de su partido, Carlos Iturgaiz, Gabriel Mato y Pablo Arias, también invitados como observadores.

De Arístegui afirmó ayer, viernes, en una rueda de prensa en la sede del Copei, que el PP está comprometido con el respeto a las leyes en Venezuela y con la defensa de la democracia en cualquier parte.

"No vamos a faltar a las leyes electorales del país (...), pero estamos profusamente comprometidos con la democracia en el mundo. Vamos a denunciar las irregularidades que veamos, nadie nos va a silenciar", aseveró.

Las autoridades de Caracas expulsaron en febrero del año pasado al entonces eurodiputado del PP Luis Herrero tras unas declaraciones críticas en un canal de televisión dos días antes de un referendo sobre una enmienda constitucional al que había sido invitado como acompañante internacional.