El arte quiere el trato del cine

De izda. a dcha., Alberto de Juan, Elena Vozmediano, María  Noguerol, José Manuel Costa y Rocío de la Villa, ayer en el Museo Reina Sofía
De izda. a dcha., Alberto de Juan, Elena Vozmediano, María Noguerol, José Manuel Costa y Rocío de la Villa, ayer en el Museo Reina Sofía

No es la primera vez que protestan. Lo hicieron algunos galeristas en 2009, cuando Cultura bajó los presupuestos destinados al mundo del arte. Aunque hay que remontarse más atrás, un lustro aproximadamente, para encontrar los cimientos de la unión de quienes representan a buena parte de las artes plásticas españolas. Ahora, con la crisis cebándose en su sector, sus diferentes voces han vuelto a ser una para pedir una serie de medidas que les ayuden a salir del bache. Y es que, afirman, se encuentran en una situación «agónica». Galeristas, artistas, directores de museos y críticos, entre otros colectivos, plantearon ayer en el Museo Reina Sofía sus problemas y presentaron un documento que pone varios puntos sobre la mesa dirigidos a las diferentes Administraciones. «Estos folios presentados no son una receta mágica, pero sí unas medidas básicas por las que se puede empezar», explicó Elena Vozmediano, presidenta del Instituto de Arte Contemporáneo (IAC). No es casual que la convocatoria haya sido a las puertas de ARCO: «Es esencial que haya una noticia previa, es algo que nos afecta a todos los agentes del sector», reconoció Alberto de Juan, del Consorcio de Galerías Españolas de Arte Contemporáneo. Un sector que también se fija obligaciones y se esfuerza «por tener una sola voz, dialogante y constructiva», recalcó Vozmediano.
Sin epígrafes en Hacienda
Entre otras cuestiones, piden una nueva Ley de Mecenazgo («se necesitaría bastante más de lo que hay ahora», respondió Vozmediano), ven necesario un gran pacto de Estado más allá de ideologías para defender las artes plásticas, recuerdan que es necesaria la profesionalización del sector –muchos artistas o galeristas no saben ni a qué epígrafe acogerse cuando se trata de cotizar a Hacienda, como si su actividad no existiera–, exigen que se cumpla lo el 1% cultural –que, denuncian, no se aplica como debería a la inversión en arte contemporáneo– y reclaman incentivos fiscales, sobre todo la rebaja del IVA que actualmente pagan, del 18%.
Para María Noguerol, coordinadora de la Unión de Asociaciones de Artistas Visuales (UAAV), el documento «propone medidas justas y coherentes». La representante del colectivo señaló la necesidad de profesionalización del sector, algo que, cree, redundará en una mejora en su internacionalización. Otro de los puntos del documento es la igualdad, defendido de forma especial por Mujeres en las Artes Visuales (MAV). Su presidenta, Rocío de la Villa, reclamó en este sentido la «aplicación efectiva de algunas leyes ya existentes, como el artículo 26 de la ley de Igualdad», pero hizo también hincapié en el «documento de buenas prácticas», aprobado por Cultura que, lamentó, «de forma sistemática no está siendo aplicado. Algunas medidas, como el IVA o la Ley de Mecenazgo llevamos veinte años pidiéndolas».
Algunas de estas peticiones tienen un marcado carácter económico. José Manuel Costa, presidente del Consejo de Críticos y Comisarios de Artes Visuales, lo justificaba claramente: «Si tenemos en cuenta que 1,3 millones de personas ven cine español, ya hay más gente que acude a los centros de arte contemporáneo. Sin embargo, no parece que tengamos la misma importancia, incluso política».
El mensaje tiene, aseguró Costa, diferentes receptores, desde Hacienda hasta Educación o Exteriores, sin olvidar las administraciones autonómicas. Pero en concreto llevaba unas líneas para Cultura: «Tenemos una gran esperanza en el Plan Estratégico para las Artes Visuales que prepara», remarcó Vozmediano.


Seis puntos clave
- Pacto de Estado. Piden un organismo «encargado de la difusión internacional de la cultura y el arte» que sea «estable, independiente y al margen de los cambios partidistas».
- Menos recortes presupuestarios. Piden «moderación» en la tijera. «El gasto en cultura es mínimo, si se compara con otras partidas presupuestarias»
- Puntualidad en los pagos. Las «demoras crecientes en el pago» de las administraciones «ahogan» a los artistas.
- Inversión del 1% cultural. La ley obliga, pero, denuncian, no se invierte apenas en arte contemporáneo.
- IVA cultural. «El 18% aplicado actualmente a las ventas en las galerías de arte hace imposible la competencia en la escena internacional».
- Ley de Mecenazgo. «Que incluya las máximas desgravaciones», no sólo para instituciones públicas y administraciones, sino que contemple «beneficios para las donaciones, daciones y adquisiciones de obras de arte actual».