La soldado Niyireth Pineda murió buscando oportunidades para su familia

La historia de Niyireth Pineda Marín, muerta en un ataque contra tropas españolas en Afganistán, es la de muchos colombianos que, por falta de oportunidades en su país, buscan mejores horizontes para ayudar a su familia.

Así lo relató por teléfono a Efe su hermana, Nuribia Pineda Marín, quien señaló que "hace siete años ella viajó a España en busca de mejorar su situación y la de su hijo, pues como madre soltera y cabeza de familia, quería lo mejor para él". Desde Pereira, capital del departamento de Risaralda (oeste), Nuridia contó que, antes de partir a España, Niyireth era maestra de escuela en el sureño departamento del Tolima.

Sin embargo, "ella veía que a pesar de que conseguía lo necesario, quería progresar más para poder ofrecerle mejores cosas a su hijo, que ahora tiene 12 años y también vive en España".

El camino se lo había mostrado otra de sus hermanas, Neila, quien años atrás también viajó a la península ibérica y se enroló con el Ejército español, donde sigue activa.

Señaló que sus hermanas consideraban que el peligro que representaba sumarse a las filas del Ejército español no era comparable con el colombiano, ya que en este país se libra una guerra contra las guerrillas y otros grupos ilegales desde hace décadas. Para Nuridia ahora sólo queda recordarla como era: "una niña alegre, extrovertida"y que "amaba su trabajo".

Agregó que la última vez que habló como Niyireth fue cinco días antes de su muerte: "Ella nos llamó y me dijo que la situación en Afganistán era muy difícil porque los ataques contra las tropas (del Ejército español) eran constantes". Indicó que jamás pensó que ella fuera a perder la vida al servicio del Ejército español pese a que había manifestado en sus últimas llamadas "que esperaba salvarse".

Ahora, la familia solo espera que se cumplan los trámites de repatriación del cadáver a Colombia, en donde familiares y amigos aguardan para las honras fúnebres. "Estamos esperando a que su cuerpo llegue", indicó Nuridia, quien dijo que estaba buscando ayuda gubernamental para que el cadáver de su hermana llegue en avión no a Bogotá, sino a Pereira.

Por ahora, la familia no tiene información clara sobre adónde arribarán los restos mortales: "No tendría sentido que nos toque traerla por tierra y alargar nuestro dolor nueve o diez horas más, que es lo que dura el trayecto", manifestó. Tanto Nuridia como sus hermanos, Carlos Andrés, Paula y Uberney, y su mamá, Luz, sólo esperan a Niyireth "para llevarla a descansar".

Los restos de la colombiana y del sargento Manuel Argudin Perrino, muerto también ayer en el ataque ocurrido en la zona de Qala-i-Naw (Afganistán), llegaron hoy a la base aérea de Gando, en la isla española de Gran Canaria.

Mañana tendrán lugar en la misma isla los funerales por los dos fallecidos, con la presencia del príncipe Felipe de Borbón y de la ministra de Defensa, Carmé Chacón, entre otras autoridades.

En el mismo ataque, tres soldados, uno de los cuales también es de origen colombiano, resultaron heridos y se encuentran estables dentro de la gravedad, según los médicos que les atienden.