Los últimos días del «Cinema Paradiso»

El Festival de Cine Europeo, que se muda al centro, funde en negro la promesa de los premios de la EFA

El director del Festival de Cine Europeo de Sevilla, José Luis Cienfuegos
El director del Festival de Cine Europeo de Sevilla, José Luis Cienfuegos

SEVILLA- La fuerza de la realidad radica en que suele imponerse a la ficción, por más que una y otra se complementen e imiten. El Festival de Cine Europeo de Sevilla (SEFF) calienta motores de cara al arranque de su IX edición el 2 de noviembre. Entre las novedades anunciadas ayer por la delegada de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, y el director del evento, José Luis Cienfuegos, se encuentra «la ampliación de sedes» –Avenida, Plaza de Armas y Alameda– por la imposibilidad de adaptar Nervión a los distintos formatos –«los tiempos de ‘Cinema Paradiso' se han terminado», dijo Cienfuegos–; la apertura del evento hacia dentro, es decir, hacia al centro; y la búsqueda de «la cercanía» con el espectador, para lo que se desarrollarán encuentros con directores.

El Festival volverá a acoger el 3 de noviembre el anuncio de los nominados a los premios de la Academia del Cine Europeo (EFA), con dos títulos como «Grupo 7», de Alberto Rodríguez, y «La voz dormida», de Benito Zambrano, con opciones. La edil anunció que «aunque se comentó la posibilidad», incluida en el programa electoral, de que Sevilla acogiera la gala en 2016 «ahora es arriesgado dada la situación económica» y «no me atrevo a solicitarlo». «En 2011 la situación no era la mejor pero tampoco tan mala como la actual», dijo. Las circunstancias, adaptando «El disputado voto del señor Cayo» y «Mentiras arriesgadas».
María De Medeiros recibirá el 10 de noviembre, durante la clausura, el Premio Ciudad de Sevilla. La actriz y directora presentará su documental «Los ojos de Bacuri». La sección oficial contará con 16 películas a concurso, entre ellas, «Recoletos arriba y abajo», de Pablo Llorca. El evento comenzará con «Fin», dirigido por Jorge Torregrosa y protagonizado por Maribel Verdú, Andrés Velencoso y Clara Lago, fuera de competición.

La reducción de un 40% del presupuesto, que no de la calidad según los organizadores, supone el Rubicón que debe sobrepasar el Festival, con un montante de 900.000 euros. El Giraldillo de Oro está dotado con 20.000 euros para la distribuidora original y concederá 15.000 para la distribuidora que adquiera los derechos de exhibición comercial en España.
Nace la sección Nuevas Olas, dedicada al cine de autor, cercano a la realidad de Europa, con títulos como «Arraianos», de Eloy Enciso; «Mapa», de León Siminiani; y «Otel.lo», de Hammudi Al-Rahmoun Font. El objetivo pasa por «recuperar para las salas» a un público más especializado, de índole universitaria y ligar «el cine más arriesgado, con el inclasificable, con el que está a medias entre el cine narrativo y el documental», que, explicó Cienfuegos, debe convivir «con el cine industrial, narrativo y accesible». «Muchas películas no serán complacientes», recalcó. Se mantienen los precios, sin incluir la subida del IVA, con bonos de 20 euros para ocho proyecciones o de 20, en el caso de los estudiantes.

El evento se completa con actividades paralelas en busca de nuevos públicos, de ahí el impulso a la sección Europa Júnior. Panorama Andaluz «pondrá en evidencia la fortaleza de la industria andaluza, también a nivel creativo», con 27 obras. Está previsto un pase «especial» de «Invasor», de Calparsoro, ya estrenada en Sitges. Y se rescata la Sala Holiday para un ciclo de música en el que la sola presencia de Velencoso podría provocar más de una parada cardíaca del «target» objetivo de la sala.