Sacristán invita a las pymes a compartir necesidades reales con la universidad

Asimismo apuesta por podar los máster para darles más calidad y por crear grupos complejos de investigación.

El rector de la Universidad de Valladolid, Marcos Sacristán
El rector de la Universidad de Valladolid, Marcos Sacristán

Valladolid- Hace falta una apuesta más clara entre la universidad y las pequeñas empresas para que el conocimiento de las primeras llegue a las segundas y éste revierta en empleo y riqueza para la sociedad castellano y leonesa. Una demanda defendida por el rector de la Universidad de Valladolid, Marcos Sacristán, durante un desayuno de trabajo, donde remarcó que una de las grandes «prioridades» de la UVA se basará en conocer cuáles son las necesidades exactas de las pequeñas y medianas empresas de la Comunidad.

Por ello, ofreció todo lo que esté en su mano para aportar a la sociedad técnicos superiores y con un nivel «más práctico, que conllevaría también una mayor colaboración con la formación profesional.

Pero ahí no queda la cosa, porque también, según Sacristán, sería imperioso poner en marcha cursos coordinados entre universidad y empresa, además de crear grupos de investigación «más grandes y más complejos» así como el ensamblaje de las ingenierías.

Fue un ejercicio de autocrítica sincero y comprometido, el ofrecido ayer por Sacristán que trasladó a los medios de comunicación las enormes dificultades que la adaptación a Bolonia ha llevado a la universidad y, en especial, a su profesorado, donde se han creado «graves desequilibrios», al estar concentrados de manera excesiva en algunas materias, mientras que otras se quedan bastante cojas. Por eso, y con la finalidad de evitar despidos en el cuerpo docente, una de las claves será la elaboración de un Plan del Profesorado, para tratar de mover a algunos profesores «sobrantes» a otras áreas afines.


Menos máster
Otra de las propuestas del rector de la UVA pasa por recortar el número de máster que a día de hoy ofrece la institución universitaria, con el fin de mejorar su calidad. Para ello, primará el número de alumnos, el carácter internacional de la institución, así como las posibilidades de su desarrollo virtual. Para ello, será necesaria la implantación de una Escuela de Posgrado.
Respecto a los trabajos de investigación que se desarrollan en la UVA, lamentó que el trabajo actual está conformado por pequeños grupos que no pueden competir en el panorama internacional, por lo que apuntó a grupos más grandes y complejos y que abarquen proyectos que puedan llevarse a cabo, y no verse desbordados por las cuantías económicas en su desarrollo. En este sentido, remarcó que las mayores cargas docentes por el Plan Bolonia ha restringido en demasía el tiempo dedicado a la investigación, un año que espera que «sea transitorio».

Sacristán también se refirió que cada vez son más las empresas colaboradoras con la UVA para que los alumnos hagan prácticas en sus instalaciones y que se está realizando un «tremendo esfuerzo» en el proceso de virtualización de la Universidad, como la creación de aulas y cursos virtuales.

Por último, el rector de la UVA ha celebrado la continuidad como consejero de Educación de Juan José Mateos, debido a las buenas relaciones existentes entre ambos, y se ha mostrado dispuesto a ayudar a los políticos que regresan a la cátedra tras ser cesados «para que todo lo que conozcan de fuera lo aporten a la Universidad».