Sonsoles Suárez:una boda por entregas

Ya avisó de que se trataría de un enlace discreto. Entre amigos. Sonsoles Suárez firmó ayer los papeles de su matrimonio con el músico y compositor mozambiqueño Paulo Wilson. Y lo hizo en la más estricta intimidad, respaldada por dos de sus hermanos. Tampoco faltó su representante, Susana Uribarri. El enlace civil tuvo lugar en el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón y, aunque los fotógrafos pudieron captar la entrada y salida de los contrayentes y sus testigos, no se les pudo ver juntos, algo que refuerza la idea de la venta de la exclusiva de la boda. Y es que el sencillo acto de ayer fue sólo el principio. La verdadera fiesta se reserva para hoy en un lugar habitual de celebraciones en Madrid. Será allí donde se den cita con todos sus amigos y cuando ella vista el diseño elaborado por Rosa Clará para la hija de Adolfo Suárez. «Se trata de que disfrutemos: es lo que estoy buscando. Por eso tendremos hasta música en vivo», aseguraba Sonsoles hace una semana a LA RAZÓN sobre este momento tan feliz para ella, en el que no le podrá acompañar su padre, pero en el que sí estará su hermana Laura, que recientemente fue operada de un tumor en el pecho. Se trata de la segunda boda de Sonsoles, que contrajo matrimonio en 1992, una relación que se rompió dos años después. Fue tras esta ruptura, cuando Sonsoles se marchó a Mozambique, donde conoció al que desde ayer es su esposo.