Panrico retira una campaña denunciada por sexismo

El Foro de la Familia denunció que los cromos de sus productos dan una imagen «grotesca» y «soez»

«Yo no babeo en el plato,  sino con las chicas de Bachillerato»,  «¿estás embarazada? No, he engordado cuatro kilos», «mensaje guarro para tu novio, lo mandas para tu madre» o «a tu piscina no voy por el calor, si no por tu hermana mayor» son algunos de l
«Yo no babeo en el plato, sino con las chicas de Bachillerato», «¿estás embarazada? No, he engordado cuatro kilos», «mensaje guarro para tu novio, lo mandas para tu madre» o «a tu piscina no voy por el calor, si no por tu hermana mayor» son algunos de l

MADRID- Ayer no fue un día redondo para Panrico. La compañía fabricante de Bollycao, Dokyo, Mini Bollycao y Mañanitos decidió retirar del mercado unos cromos que acompañan a sus bollos después de las críticas de una asociación de padres.
El Foro de la Familia, harto de que las denuncias particulares presentadas por varios padres no fueran atendidas, denunció ayer la campaña de publicidad de Panrico Donuts porque considera que los cromos incluidos en sus productos «transmiten a los jóvenes que los consumen textos e imágenes grotescos, soeces y de mal gusto que muestran, entre otras cosas, una imagen inaceptable de la mujer con una mentalidad machista que creíamos ya superada.

Destrucción de valores
Por ello, el presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, cargó contra «una compañía cuyo público objetivo son jóvenes y menores de edad y debería contribuir a la correcta educación de los niños y no, por contra, a destruir los valores humanistas que las familias queremos transmitir a nuestros hijos».

«No podemos permitir que una empresa como esta deforme a nuestros hijos en su percepción de las mujeres para ganar dinero fácil», que «frivoliza la sexualidad y cosifica a las ‘‘tías'' (como las mencionan en los cromos) con mensajes de mal gusto y absolutamente faltos de respeto a la mujer y al hombre», explicó.

En opinión de Blanco, con esta campaña, «Panrico desvirtúa su imagen de marca entre las familias españolas que, en un número significativo, la empiezan a ver como enemiga de la formación de sus hijos».

Por su parte, Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, indicó que a Panrico «le es exigible responsabilidad social en el marketing y no todo puede valer para vender más. El impacto de estos cromos es incompatible con valores básicos como la dignidad de las mujeres o el respecto que nos debemos a nosotros mismos y a los demás».

Estas críticas y la repercusión de la noticia llevó a Panrico a anunciar la retirada de la campaña de publicidad de «Los Memes de Bollycao» de la televisión y próximamente también de los productos de la marca. «Tras escuchar la petición de algunos de nuestros consumidores y a pesar de que hayan sido muy minoritarias, la compañía, como muestra de su sensibilidad, ha tomado la decisión de finalizar la campaña de TV y en breve dejar de incorporar la promoción en sus productos, a pesar del coste económico que ello puede conllevar», anunció en un comunicado. Además, insiste en que «no ha existido en ningún momento la intención de herir la sensibilidad de los consumidores».

Al conocer el anuncio de Panrico, Blanco alabó «la capacidad de respuesta de la compañía ante una campaña que había tenido un gran impacto para las familias».