El BPI pone a los gobiernos del PP como ejemplo de éxito de ajuste fiscal

El Banco de Pagos Internacionales alaba las medidas adoptadas entre 1995 y 2006

El Banco de Pagos Internacionales (BPI) publicó ayer su octogésimo informe anual, en el que analiza la situación de la economía durante el último año, y en el que señala la trayectoria insostenible de la deuda pública y el déficit de numerosos países, como un reto «acuciante» y ante el que resulta inevitable adoptar medidas de restricción fiscal durante un periodo prolongado.A este respecto, la institución dirigida por Jaime Caruana, ex gobernador del Banco de España, pone a España entre los ejemplos de éxito en materia de grandes ajustes fiscales en el pasado. En concreto, el informe destaca las medidas de ajuste fiscal llevadas a cabo entre 1995 y 2006, coincidiendo con los ochos años de gobierno del Partido Popular de 1996 a 2004. En este periodo el saldo fiscal pasó de un déficit del 0,6% a un superávit del 3,1%. La deuda pública se redujo en 18 puntos y el crecimiento del PIB real fue de un promedio del 3,6%. Sin embargo, según las previsiones del BPI, España tendrá un déficit del 9,4% del PIB este año y del 7% en 2011. Además, la deuda pública ascenderá al 73% en 2010 y al 78% en 2011. El informe pone las medidas adoptadas esos años al mismo nivel que las llevadas a cabo por otros países como EE UU y Reino Unido en los años noventa, o Alemania Occidental en la década de los ochenta.Ajuste tardíoEspaña está pagando ahora las consecuencias de no haber llevado a cabo antes el ajuste. El BPI apunta el retraso en adoptar políticas de contención de gasto como una de las claves que ha provocado que las iniciativas fiscales fueran acogidas «con tibieza» en los mercados, a diferencia del caso de Irlanda. «Los mercados sí se han creído el plan de consolidación fiscal irlandés», señala la institución.Alerta de los bajos tipos de interés- El BPI advierte de que los tipos muy bajos pueden retrasar el necesario ajuste y provocar nuevas crisis en el futuro. El informe recomienda a los bancos centrales una visión «a largo plazo» respecto a los riesgos para la estabilidad financiera y las distorsiones derivadas de los tipos demasiado bajos.- La institución con sede en Basilea recomienda elevar la tasa femenina en el mercado laboral, así como prolongar la vida laboral, combinando un aumento de la edad legal de jubilación con mayores incentivos para postergar este momento. De esta forma se aborda en parte uno de los mayores problemas que se plantean de cara al futuro: el coste creciente de las pensiones y la atención sanitaria derivado de la tendencia al envejecimiento de la población.- Otra de las opciones propuestas por la institución es promover el aumento de la productividad general y del crecimiento con medidas para reducir gastos improductivos, cambios en el sistema tributario y reformas en el mercado laboral para reforzar la confianza de los mercados financieros.- El BPI insta a España a reducir el endeudamiento de los hogares, que es muy superior al registrado a mediados de la década. A finales del año 2009, el cociente entre deuda de los hogares y renta disponible había caído siete puntos porcentuales desde su máximo de 2008.