Asia

Intriga en palacio: el hermano rebelde los Kim se opone a la sucesión dinástica

Ningún súbdito del régimen norcoreano que no haya renunciado a su pasaporte se atrevería a cuestionar en público las decisiones del dictador Kim Jong Il. La excepción la hizo ayer su propio hijo mayor, Kim Jong Nam. En una entrevista ofrecida a una cadena de televisión japonesa, dijo oponerse a que su hermano, Kim Jong Un, herede el cetro del estalinismo hereditario de Corea del Norte

Kim Jong Nam, primogénito de Kim Jong Il
Kim Jong Nam, primogénito de Kim Jong Il

"Personalmente", dijo, "estoy en contra de una sucesión familiar a una tercera generación". Después matizó que desea "lo mejor para el pueblo de Corea"y que él estaría "dispuesto a "ayudar desde el extranjero cuando lo necesiten".

Kim Jong Nam, de 39 años, sólo ha accedido a hablar con la prensa internacional dos veces en su vida y las dos por el mismo motivo: la sucesión al "trono". Los biógrafos de palacio lo consideraron el "elegido"durante algunos años, no sólo por ser el primogénito, sino por la buena relación que mantenía con su padre. Todo acabó el 1 de mayo de 2001. Dicen llevaba meses sacando de quicio al «Querido Líder» por sus continuos viajes de placer al extranjero, pero su carrera se hundió ese día, cuando fue descubierto en el aeropuerto de Tokio con dos mujeres y un niño de cuatro años, utilizando un nombre latino y un pasaporte falso de la República Dominicana. Después se supo que su intención era visitar Disneyland, un capricho que provocó un escándalo internacional y una montaña de chistes. Algo que su padre nunca le ha perdonado.

La última aparición de Kim Jong Nam también tuvo que ver con la cuestión sucesoria. Ocurrió a principios del verano pasado, cuando habló ante las cámaras en un parque de Macao, asegurando que a él le daba igual el proceso sucesorio porque "no le interesa nada la política". "Es mi padre", añadió entonces, "quien tiene que tomar la decisión. Yo la respetaré". Vestido siempre a la moda occidental, con gorras de "Emporio Armani"y elegantes camisas, el mayor de la "saga Kim"exhibe una estética y una forma de vida radicalmente alejada del régimen. Según la biografía de su hermana, Sung Hae-rang, su padre sigue pensando mucho en él y sufre viéndolo tan alejado.

El tercer hijo varón reconocido por Kim Jong Il, el mediano, nunca ha sido tomado en cuenta para la sucesión y nadie sabe nada de él desde hace años. "Kim Jong-chul es un hombre con el corazón de una mujer y a su padre no le gusta", confesó el que durante casi 20 años fue cocinero personal de la estirpe, Kenji Fujimoto. Según este chef japonés, que huyó de Corea del Norte temiendo por su vida tras ser descubierto con un pasaporte falso, Kim Jong-Chul "es como una pequeña niña y su padre no soporta su carácter».


Lejos de casa
Kim Jong Nam permanece desde hace tiempo ajeno a la vida de palacio, pasando estancias cada vez más largas en el extranjero. Últimamente divide su tiempo entre Pekín y Macao, la ex-colonia portuguesa, conocida en toda Asia por sus casinos y sus fiestas.

El rechazo de su padre le fue uniendo más y más a su madre, Sung Hae Rim, exiliada en Moscú y a quien visitó con frecuencia durante sus últimos años de vida. La bella Sung, la primera de las cuatro mujeres de Kim Jong Il, fue la actriz de moda en la boyante Corea del Norte de los años 60 y 70.

Sin que nunca se le reconociese el estatus de Primera Dama y al parecer harta de las infidelidades de su marido, abandonó la Corte y huyó a Rusia, donde acabó hundida en depresiones interminables. Kim Jong Nam permaneció con ella hasta su fallecimiento.