La ciudad económicamente sostenible en la Feria de Madrid

La domótica en las viviendas y el de las calles ya no es el futuro sino el presente.

Matelec ofrece a sus visitantes lo último en tecnología para ahorrar costes derivados del consumo energético
Matelec ofrece a sus visitantes lo último en tecnología para ahorrar costes derivados del consumo energético

MADRID- Supone un mayor confort y un ahorro importante para la economía familiar. En España, el 18% del consumo total de energía es el que gastan las familias, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (Idae). Y en momentos de crisis económica y energética es necesario rebajar ese porcentaje. La feria Matelec termina hoy pero aún hay tiempo para visitar el pabellón 6 eDoceo, donde se recrea una mini ciudad y se muestra la aplicaciones domóticas en distintos ámbitos de la urbe. Por eso está lleno de ideas para conseguir este propósito en todos los ámbitos de la vida. Desde nuestra casa, donde los sistemas de climatización o iluminación se gestionen según necesidades, hasta el coche eléctrico que nos traslada y toda la infraestructura que necesita, pasando por las calles, parques y jardines.
Una ciudad inteligente y perfecta que gestiona de la manera más eficiente los recursos energéticos, por ende económicos, y respetando el medio natural. Una recreación casi a escala natural en el que, además de viviendas, aparece una cafetería, un banco, una tienda de moda, un concesionario, un parking, un hotel y un ayuntamiento alimentados por paneles solares y generadores eólicos.

Cuando se depende de otro
Este es el caso del sector ferretero, que hoy también dice adiós hasta la próxima cita. Y es que ferretería y construcción van de la mano hasta el punto de padecer y alegrarse al mismo tiempo. Por lo tanto, los fabricantes e importadores de herramientas para la construcción viven en la actualidad el mismo mal momento que atraviesa la edificación.
No sólo no se venden máquinas, sino que, además, el mercado paralelo del alquiler está bajo mínimos y padece una elevada morosidad. Pero la recuperación parece que se está dando ya y algunos sectores, de hecho, han empezado a experimentar un cierto remonte en su negocio o, por lo menos, les ha beneficiado la crisis con un aumento de ventas de entre un 5% y un 10%.