90 millones separan el fútbol de Digital +

Sogecable quiere cumplir el contrato pero pide «garantías», como un aval bancario, para asegurarse que el dinero se destina a los anticipos a los clubes.

Jaume Roures, uno de los hombres más buscados ayer por los medios, a su llegada al Fórum Europa
Jaume Roures, uno de los hombres más buscados ayer por los medios, a su llegada al Fórum Europa

Tras desatarse las rencillas en la víspera, la nueva «guerra del fútbol» vivió ayer su segundo capítulo con un tema espinoso por aclarar, si Digital + podrá o no ofrecer a sus abonados los partidos de Liga y Copa de fútbol. Mientras Mediapro decía tenerlo muy claro: «Sólo los podrán emitir si pagan los 90 millones por los derechos de la próxima temporada», Sogecable lanzaba un comunicado en el que tranquilizaba a su público asegurando que tendrían garantizadas esas emisiones, tanto en Canal + como en Canal + Liga. Y es que la empresa del Grupo Prisa reiteró ayer que tiene intención de cumplir el contrato suscrito con Mediapro en junio de 2009, y «con todos sus compromisos de pago». Eso sí, para ello ponía una condición, que esta compañía les facilitase un aval bancario u otro tipo de garantía.

CondicionesLa razón de ello, como explicaba en «El larguero» su consejero delegado, Pedro García Guillén, es que «tenemos que anticiparles 90 millones, como primer pago por unos derechos de la próxima temporada de Liga que una sentencia dice que son nuestros, de AVS, y cuya ejecución se iba a producir en la próxima semana». Sogecable quiere que se le garantice que ese dinero se destinará a los anticipos para los clubes, no a la compañía que acaba de solicitar un concurso de acreedores. Por eso, según Guillén, «si nos dan esas garantías, pagamos y se acaba el problema, porque queremos cumplir el contrato y vamos a cumplirlo». Y es que en lo que coinciden ambas partes es en que a los clubes de la Liga de Fútbol no les afectará esta «guerra». Así, mientras en la víspera Mediapro dejaba claro que «los que tenían que cobrar el 15 de junio ya lo han hecho y los del día 30 cobrarán igual», ayer García Guillén puntualizaba que «no les va a afectar porque la empresa catalana tendrá que pagar a los clubes, porque es la materia prima de este negocio».El primer accionista de Mediapro, Jaume Roures, no valoró este tema en un desayuno informativo que tuvo ayer en Madrid, pero sí se quejó de «una campaña» contra él «en medios de la derecha extrema». Roures recordó que «antes aquí, en Madrid, lo llamaban el sindicato del crimen, si no recuerdo mal, y no sé por qué ha desaparecido la frase, porque a mí me parece muy ajustada». Pese a ello, Roures resaltó que el principal objetivo de Mediapro es «desarrollar eso en lo que creemos que tenemos, que es talento, innovación, creatividad y propuestas atractivas en contenidos».

Los otros millones- A falta de confirmar si realmente Digital + y Canal + podrán ofrecer los partidos de Liga de la temporada que viene, ya que cada parte mantiene una postura muy distinta al respecto, o si Sogecable paga los 90 millones por los derechos, o si Mediapro paga o no a ésta, lo que quedó claro ayer es el motivo por el que se ha vuelto a recrudecer la «guerra del fútbol». Esto se aclara en el escrito que presentó el pasado miércoles Mediapro ante el Juzgado de lo Mercantil para solicitar el concurso de acreedores, en el que la empresa catalana reconocía literalmente que «el principal motivo del estado de insolvencia inminente en el que se encuentra Mediaproducción es la ejecución de la sentencia judicial que obliga a la Sociedad a desembolsar 105 millones de euros de forma inmediata, como consecuencia del litigio existente con Audiovisual Sport, relacionado con los derechos audiovisuales de la Liga de Fútbol Profesional». Esa cifra tiene la culpa.

Concurso de acreedoresMotivosRoures subrayó ayer que la solicitud del concurso había sido «un movimiento defensivo» para proteger a una filial del grupo (Mediaproducción) del «afán de destruir de Sogecable».

LiquidezEl accionista de Mediapro aseguró que el concurso «no tiene nada que ver con la liquidez del grupo», sino que había sido «una táctica» para postergar el pago de los 105 millones a Prisa.

Otros derechos Roures aclaró que la medida tampoco afectará a la inversión realizada por su grupo para hacerse con los derechos de la Liga y el campeonato de Fórmula-1, que pagarán igual que ahora