Rubalcaba intenta vender el límite de deuda como algo «de izquierdas»

Mañana la sede socialista de la Calle Ferraz en Madrid vivirá una jornada más que intensa. La Ejecutiva Federal tendrá la ardua tarea de convencer, en la víspera de que el Congreso debata la reforma de la Constitución, a sus militantes más escépticos de que establecer un techo de déficit es necesario para reforzar la confianza de los inversores en nuestro país. Pero, desde ayer mismo los socialistas comenzaron a arengar a sus dirigentes y diputados más críticos con la reforma para que el lunes puedan dar la imagen de un partido unido.

Rubalcaba insta a sus militantes a apoyar una reforma que ya propuso el PP y que por entonces él se mofó
Rubalcaba insta a sus militantes a apoyar una reforma que ya propuso el PP y que por entonces él se mofó

Tomás Gómez, secretario general del PSOE madrileño, apoyó ayer a su líder Rubalcaba con la reforma de la Carta Magna, aunque también defendió a las voces discrepantes dentro del partido ya que la muestra de «grandeza de un partido es que haya libertad absoluta para decidir», sentenció Gómez. Por su parte Rubalcaba, con la misión de defender la reforma y de callar a los que le acusan de pactar con los populares, no tuvo más remedio que justificar la intención de poner un techo al déficit, porque explica al mundo que España «es un país en el que se puede confiar», con el objetivo de que «las fianzas sean estables y las deudas pagables». Eso sí, el candidato a ocupar la Moncloa quiso distinguirse del PP haciendo un guiño a los que le plantarán cara el próximo lunes.

Según Rubalcaba, lo que es de izquierdas es endeudarse manteniendo «las políticas sociales» y recaudando impuestos «tratando de que paguen más los que más tienen». Del mismo modo, el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, quiso echar una mano a Rubalcaba con sus detractores socialistas, insistiendo en que esta medida va encaminada a «dar confianza y certidumbre» y que está avalada por un partido «serio», el PSOE, aclaró.


«Indignados» con la reforma
A Rubalcaba no sólo le salen detractores con la reforma de la Constitución dentro de su partido, y es que el colectivo 15-M, con el que el candidato socialista simpatiza para ganarse a su electorado, ha convocado una manifestación para esta tarde en Madrid. Los indignados marcharán para pedir retirar la propuesta de Rubalcaba.