El Gobierno aligera el «ladrillo» de la banca

Ocho meses después de eliminar la deducción para la compra de vivienda, el Gobierno se decanta por sorpresa por otro beneficio fiscal para estimular el sector. El Ejecutivo rebajará del 8% al 4% el IVA para la compra de vivienda nueva hasta final de año

Blanco y Salgado, durante la comparecencia de ayer tras el Consejo de Ministros
Blanco y Salgado, durante la comparecencia de ayer tras el Consejo de Ministros

Se esperaba que en el Consejo de Ministros extraordinario convocado ayer para abordar el recrudecimiento de la crisis el Ejecutivo aprobase sendas modificaciones del Impuesto de Sociedades y del gasto farmaceútico que reportasen al erario público, entre ingresos y ahorros, 5.000 millones de euros. Lo que no estaba en las previsiones de casi nadie era esta paradójica decisión.

Abultado stock

José Blanco, portavoz del Gobierno y al cargo también de las políticas de vivienda como titular de Fomento justificó la oportunidad de la medida en la necesidad de «dar salida al stock para retomar la construcción de casas en aquellas zonas donde hay demanda». Según la última estadística de Fomento, en España hay 687.523 viviendas nuevas sin dueño. Este excedente tiene paralizado a un sector que antaño representaba más del 10% del PIB español y que ahora apenas llega al 4%. Como explicó Blanco, si se reduce el stock, la banca –que según la patronal de grandes constructoras tiene en su poder entre 300.000 y 400.000 viviendas– podría recuperar parte del dinero provisionado para conceder nuevos créditos a los promotores, que también tendrían en sus manos más capital por las ventas.

La ministra de Economía, Elena Salgado, aseguró que, desde un punto de vista puramente recaudatorio, «la medida será positiva» porque, aseguró, por una vivienda que no se vende no se ingresa nada y, con esta medida, se llegará a la mitad. Con ser esto cierto, la realidad es que para compensar esa rebaja, será necesario vender el doble de viviendas nuevas que en la primera mitad del año –100.000, si sigue la tendencia apuntada por la estadística de Fomento del primer trimestre– en un país con casi cinco millones de parados y en el que el crédito lleva meses estrangulado. Claro que un ahorro medio de 8.000 euros en la compra de una casa de 200.000, que es el cálculo sobre el ahorro que ha hecho el Gobierno por la rebaja, puede ayudar a algunos a decantarse por la compra.

Ajustes adicionales

Junto a esta sorprendente medida, el Ejecutivo aprobó las otras dos propuestas ya anunciadas para recaudar otros 5.000 millones: el cambio en el Impuesto de Sociedades hasta 2013 y el recorte del gasto de medicamentos.

La primera, insistió Salgado, «no es una modificación en profundidad del impuesto ni una subida de tipos, sino un anticipo en los pagos a cuenta y un retraso en las deducciones» de alcance limitado. Sólo las compañías que facturen más de 20 millones de euros se verán afectadas. «Unas 3.900 de un total de 1,4 millones», puntualizó la ministra para contextualizar su alcance.

Esfuerzo asumible

Con el cambio, y frente al 21% actual, a las que facturen entre 20 y 60 millones se les aplicará un tipo en los pagos anticipados del 24%, mientras que a las que facturen más de 60 se les aplicará un tipo del 27%. Un esfuerzo «limitado y asumible», según Salgado, que se traduce en 51.000 euros adicionales para este ejercicio para las primeras y 255.000 euros para las segundas.

El aumento de los pagos a cuenta permitirá recaudar 2.500 millones más este año y unos 400 millones adicionales en 2012 y 2013. Estos últimos se lograrán por el «aplanamiento» de la base imponible, puesto que se ha puesto límite hasta 2013 a las cantidades que las grandes empresas pueden compensar en la declaración del impuesto de sociedades por haber tenido pérdidas en ejercicios anteriores. Las que facturen entre 20 y 60 millones sólo podrán aplicar un 75% de esas cantidades y las de más de esa cantidad la verán reducida al 50%. Para asegurar la compensación futura de esas cantidades se ha ampliado el plazo máximo para hacerlo de 15 a 18 meses, medida que beneficiará a todos los declarantes.

En cuanto al gasto farmacéutico, el Gobierno aprobó la obligación de que los médicos receten el principio activo y no la marca comercial de las medicinas. De esta forma, la farmacia dispensará el medicamento o producto que tenga mejor precio. Con ello, se ahorrarán unos 2.000 millones. Además, dio luz verde a una rebaja del 15% en el precio de los medicamentos que lleven más de 10 años en el mercado, aunque no tengan genérico. Con ambas medidas, el Ejecutivo calcula que las administraciones se ahorrarán unos 2.400 millones de euros y los ciudadanos, unos 177. También se compensará con hasta 10.000 euros anuales a las farmacias ubicadas en pequeños municipios.

Aunque Salgado aseguró que este paquete de medidas no implica que el Estado no vaya a cumplir con sus previsiones de ingresos, sí que dejó entrever que existen dudas sobre el compromiso de las comunidades con el objetivo de déficit y que no está de más tener margen adicional para cerrar el año en el 6% que exige Bruselas.


La costa del ladrillo
De las casi 700.000 viviendas nuevas vacías que hay en España, alrededor del 50% se concentra en la zona del Mediterráneo. La razón es simple. Durante los años de bonanza, miles de casas fueron edificadas junto a la costa para atender la demanda de vivienda vacacional tanto de españoles como de extranjeros. Pero con la llegada de la crisis las expectativas de ventas se vinieron abajo, dejando el litoral repleto de viviendas vacías. Para tratar de darles salida, el Ministerio de Fomento ha realizado una gira por diversos países europeos como Alemania, Gran Bretaña, Francia o Rusia, en los que se ha «vendido» seguridad jurídica. Está previsto que en el mes de octubre se realice una segunda gira en la que se ofrecerá un lote de unidades seleccionado entre el producto presentado por las inmobiliarias.