El embargo preventivo a los exdueños de Marsans asciende a 424 millones

 El Juzgado Mercantil 12 de Madrid ha elevado a 424,4 millones de euros el embargo preventivo de bienes de Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz Ferrán, antiguos propietarios de Marsans, y del nuevo dueño, Posibilitumm, para poder cubrir el déficit patrimonial del grupo turístico.

En un auto publicado hoy, la magistrada Ana María Gallego ha desestimado así la petición realizada por Pascual, Díaz Ferrán y Posibilitumm para que se levantaran las medidas cautelares dictadas contra ellos el 11 de noviembre de 2010.

 En cambio, ha aceptado la petición de los administradores concursales de elevar el embargo frente a los 417,4 millones iniciales, con el objetivo de cubrir tanto el déficit de Viajes Marsans, como el del resto de filiales en concurso de acreedores (Viajes Crisol, Tiempo Libre y Rural Tours).

La juez sostiene que no es "aventurado"pronosticar que Díaz Ferrán, Pascual y Posibilitumm puedan ser declarados culpables de la insolvencia del grupo, lo que les obligaría a cubrir con su patrimonio las cantidades que faltan para pagar a todos los acreedores del grupo Marsans.

Salidas de liquidez
 La juez Ana María Gallego sostiene que Marsans "se hallaba en situación de insolvencia con anterioridad"a que presentara concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos), justo cuando fue vendida por Díaz Ferrán y Pascual a Posibilitumm.

 "Esa pasividad pudo generar una agravación de la insolvencia, al mantener en el tráfico económico una sociedad que no puede atender sus obligaciones, generando nuevos gastos y contrayendo nuevas obligaciones que no podría atender", señala el auto.

Además, recuerda que los administradores concursales han puesto de manifiesto que la insolvencia de Viajes Marsans se debió a las salidas de liquidez en favor de otras sociedades del grupo, como Marsans Shopping o la matriz, Teinver, que le llegó a deber 259 millones de euros.

"Frente a la alegación de la representación tanto del Sr. Díaz como del Sr. Pascual de que la insolvencia del grupo provino de la retirada de licencia de IATA, debe recordarse que precisamente tal decisión de IATA se basó en la consideración de que Viajes Marsans y otras entidades del grupo no cumplían las ratios de solvencia exigidas por la misma", sostiene la juez.

También critica ampliamente la labor de Posibilitumm, propiedad de Ángel de Cabo, ya que su "conducta ha supuesto un agravamiento de la insolvencia".

 
Por ejemplo, relata que los nuevos dueños contrataron a personal directivo, con la asignación de "salarios extremadamente altos, teniendo en cuenta la situación de Marsans".

 
"No se encuentra explicación alguna a que la situación de tesorería de Viajes Marsans al momento de declaración de concurso sea tal que se adeuden algunas cantidades a los trabajadores pero se pacten salarios brutos que pueden ir desde los 125.000 a los 500.000 euros", critica la juez.

Pasividad
El auto recuerda además la pasividad de Posibilitumm ante las peticiones de resolución contractuales, "la infracción del deber de colaboración, que se concreta en falta de entrega de documentación, e incluso la falta de depósito de las cuentas anuales".

 La juez Ana María Gallego también ha confirmado que los administradores concursales de Marsans supervisarán las filiales no declaradas en concurso de acreedores, ante el "riesgo"de que Posibilitumm las "liquide o venda inadecuadamente"o acometa un "vaciamiento"patrimonial.
 
La juez destaca que la venta de Marsans Brasil ha demostrado la existencia de dichos riesgos, ya que no se sabe "dónde está el dinero, porque no consta consignado en las cuentas del Juzgado ni en las controladas por la Administración Concursal".


"Obviamente el riesgo de minoración del valor de la masa activa, además de la evidente falta de control por la Administración concursal e incluso judicial del resultado de tales operaciones conllevan la necesidad de la medida", justifica el auto.

 En cualquier caso, la juez Ana María Gallego admite que el embargo cautelar de bienes será "insuficiente"para cubrir el agujero patrimonial, dado que Díaz Ferrán y Pascual se encuentran también en concurso de acreedores y no constan bienes a nombre de Posibilitumm en el Registro de la Propiedad.