«Nos hemos divertido mucho recordando»

Una foto de familia en las escalinatas de la Puerta de los Leones del Congreso de los Diputados puso fin al almuerzo que el Rey compartió este miércoles con los presidentes del Gobierno y de la Cámara Baja, los socialistas José Luis Rodríguez Zapatero y José Bono, y con algunos de los líderes políticos de 1981 con motivo del trigésimo aniversario de la intentona golpista del 23-F.

Así lo ha revelado el Monarca a los periodistas a la salida este almuerzo, promovido por Bono, en el que el Jefe del Estado ha reconocido haberse divertido "mucho"recordando y conversando "de España, del futuro y del pasado". "De todo", ha resumido.

A la cita han acudido el entonces presidente del Congreso, Landelino Lavilla, de la extinta Unión de Centro Democrático (UCD); el jefe de la oposición de aquel momento, el expresidente Felipe González (PSOE); el que fuera secretario general del Partido Comunista (PCE), Santiago Carrillo, y los ponentes constitucionales Manuel Fraga Iribarne (entonces en Alianza Popular y hoy presidente fundador del PP y senador) y Miquel Roca (de CiU en su momento y hoy fuera de la política activa).

También se ha sumado el andalucista Alejandro Rojas Marcos, que en 1981 era portavoz del Grupo Parlamentario Andalucista, y por el contrario a última hora ha comunicado su ausencia, por problemas de salud, el diputado que entonces lideraba al grupo del PNV, Marcos Vizcaya.

El almuerzo ha consistido en una ensalada de verduras con perdiz escabechada, lomo de lubina al horno, fruta preparada con zumo de naranja y sorbete de albaricoque. A su salida, todos los asistentes portaban las actas oficiales del Congreso de aquel 23-F que el propio Bono les había regalado, como ya hizo hace dos años con los periodistas que vivieron aquella noche en el hemiciclo.

Tras este encuentro, que se ha prolongado durante más de dos horas, todos ellos se han dirigido a las escalinatas del Congreso de los Diputados, a las que han accedido por la Puerta de los Leones, que ha abierto sus puertas para la ocasión.

Para la foto, el Rey ha pedido que pusieran delante de él a Fraga, que se desplaza en silla de ruedas, y tras la misma Don Juan Carlos se ha ido despidiendo uno a uno de todos ellos, mostrándose especialmente cariñoso con el propio presidente fundador del PP y con Carrillo, a los que abrazó efusivamente.

Minutos más tarde, Bono y Zapatero han acompañado al Rey hasta el coche oficial mientras que el resto de invitados se ha dirigido al interior del Palacio del Congreso para asistir al acto de reencuentro de los diputados de la Primera Legislatura, que fueron testigos directos en el Hemiciclo del intento frustrado de golpe de Estado, y que tendrán ocasión de rememorar aquel momento y celebrar el fortalecimiento de la democracia, tres décadas después de aquel 23 de febrero.