Una oveja negra en la boda real

El tío de Kate Middleton, conocido por sus fiestas «salvajes» con cocaína y prostitutas en Ibiza, asistirá al enlace.

Kate y Guillermo, durante su último acto oficial antes de la boda
Kate y Guillermo, durante su último acto oficial antes de la boda

Se le considera la oveja negra de la familia, pero finalmente parece que Gary Goldsmith, el tío de Kate Middleton, sí acudirá al gran enlace real. En un principio su nombre estaba totalmente descartado de la lista. Y es que, gracias a él, o más bien por su culpa, el limpio curriculum que siempre había logrado mantener el entorno de la prometida del príncipe Guillermo se vio salpicado por la polémica.

Hace dos años, los reporteros del «News of the World», el dominical del sensacionalista «The Sun», grabaron al tío Gary con cámara oculta esnifando cocaína, acompañado de prostitutas, hablando mal de la monarquía y fanfarroneando sobre su espléndida relación con el heredero. Las declaraciones fueron recogidas en su casa de Ibiza –comprada gracias a la fortuna que hizo al vender su negocio inmobiliario– por dos periodistas.

La familia Middleton jamás se pronunció sobre aquel suceso. Tampoco lo hizo Buckingham Palace. Sin embargo, en los mentideros se comenta que los consejeros de la familia real han hecho lo imposible para que su nombre desapareciera de la lista de invitados. Querían evitar titulares, pero según recoge el rotativo «The Telegraph», parece que finalmente Carole ha perdonado a su hermano y éste estará presente no sólo en el convite, sino también en la ceremonia religiosa. Este periódico se puso ayer en contacto con Clarence House para verificar su asistencia, pero la residencia oficial del Príncipe Carlos prefirió no pronunciarse al respecto.

En la mesa de los Beckham
El motivo por el que Gary habría podido ser recibido de nuevo con las puertas abiertas es porque se estaría sometiendo a terapia para superar sus adiciones. Será complicado confirmar qué lugar ocupa ahora en la celebración, pero podría compartir mesa con David y Victoria Beckham, Guy Ritchie –director de cine y ex marido de Madonna–, Sir Clive Woodwood, el ex entrenador de rugby de Inglaterra, y el comediante Rowan Atkinson.

La que sí tiene difícil apropiarse de una invitación es Katrina Darling. La joven es prima segunda de Kate, pero, más que por su parentesco, los británicos la conocen por sus atributos y su facilidad para quitarse la ropa en la barra de «striptease». Con sólo 20 años ha conseguido hacerse un hueco en el mundo del espectáculo amadrinada por la mismísima Dita Von Teese. Nadie duda de sus cualidades y cada vez le salen más trabajos desde que ha puesto entre sus espectáculos un show llamado «God save the Queen» (Dios salve a la reina).

Una canción más apropiada ha sido la que ha elegido la pareja de novios para marcar el momento en el que se convertirán en marido y mujer. Será el sonido de una fanfarria de trompetas que llenará la Abadía de Westminster después del «sí quiero». Durante una sesión de ensayo celebrada ayer en Northolt, en el condado inglés de Middlesex, la banda de ocho miembros –siete trompetistas y un percusionista– ensayó frente a docenas de periodistas de medios de todo el mundo.

El teniente coronel Duncan Stubbs, que dirigirá a los músicos, aseguró que ha compuesto una nueva partitura para ese día. La pieza, que no se podrá escuchar hasta el mismo día del enlace real y durará unos 30 segundos, lleva por nombre «Valiant and Brave», el lema que empleaba el 22 Escuadrón de la RAF en el que servía el príncipe Guillermo como piloto de búsqueda y rescate en el Norte de Gales.