PP y PSPV se enzarzan sobre la situación de la Sanidad valenciana

La portavoz de Sanidad del grupo parlamentario popular, Alicia de Miguel, en imagen de archivo
La portavoz de Sanidad del grupo parlamentario popular, Alicia de Miguel, en imagen de archivo

Valencia- La situación de la Sanidad valenciana fue ayer objeto de polémica entre el PSPV y el PPCV, como consecuencia de las afirmaciones del portavoz de Sanidad del Grupo Socialista en Les Corts, Ignacio Subías, al que respondió su homóloga popular, Alicia de Miguel. Mientras el primero alertó de que la política sanitaria que lleva practicando el PP en la Comunitat acabará con la igualdad del sistema a medio plazo, De Miguel subrayó que «para el PSPV debe ser frustrante toparse de bruces con la realidad de una sanidad pública de calidad y garante de la universalidad».

Al respecto, el diputado socialista recordó que una de las características del sistema sanitario valenciano es la privatización progresiva del mismo, que romperá con la equidad impidiendo que todos los ciudadanos tengamos las mismas posibilidades de acceso y de utilización. Por ello, expuso que la modificación de los estatutos del Hospital General de Valencia es nuevamente una puerta abierta a la privatización.

«El PPCV está permitiendo la ocupación del sistema público por el privado, ya que con este tipo de modificaciones se permite que las entidades privadas puedan remitir pacientes a la pública.
Por su parte, Alicia de Miguel descartó que aceche la sombra de privatización. «Los socialistas deberían dejar de decir de una vez que se cierran camas cuando la sanidad pública lo único que está haciendo es optimizar los recursos para ahorrar costes».

Recordó que la Comunitat está por debajo de la media nacional en listas de espera, pero «ese es un dato que ocultan de forma malintencionada los socialistas».

Sobre las referencias del diputado socialista al Hospital General de Valencia, resaltó que se han modificado los estatutos del consorcio para hacerlos más funcionales, ágiles, modernos y adaptarlos a las necesidades del siglo XXI, pero no se va a privatizar nada.

«Es paradójico que los socialistas critiquen el impulso de las políticas sociales del PP y se arroguen la potestad de defenderlas cuando son ellos las que las han recortado.