Novia a la fuga por Marina CASTAÑO

Novia a la fuga, por Marina CASTAÑO
Novia a la fuga, por Marina CASTAÑO

«Novia a la fuga» es una vieja película, protagonizada por Julia Roberts, que encarna a una mujer que abandona a los novios al pie del altar por padecer pánico ante un compromiso tan grande. Es curioso que, en general, las mujeres se ven afectadas por este síndrome, si lo podemos llamar así, por distintas razones que el hombre. Ellos temen perder la libertad de estar con los amigotes o temen asumir que sólo van a tener una pareja sexual, temen el fracaso por malas experiencias anteriores en que han sido abandonados por sus mujeres e, incluso, han sufrido infidelidades. Ellas porque se han sentido engañadas en otras relaciones, incluso han sido maltratadas física o psicológicamente, sus sentimientos han sido heridos y su autoestima minimizada. Estas razones son intercambiables con las de los hombres, ya que hay mujeres que tampoco quieren perder su independencia ni su libertad. Pero esto funciona sólo a nivel superficial, porque cuando una persona se encuentra con alguien que llena sus huecos anímicos y en lo físico la pasión brota con facilidad, ese pánico desaparece porque la mente, que puede con todo, se encarga de pulir las aristas que pudieran aparecer en forma de argumentos en contra. El pasado pesa en el ánimo, y unas veces por exceso y otras por defecto nos enfrentamos a un tubo negro que debemos bajar esquiando sin rompernos la crisma, en este caso sin rompernos el corazón o, más bien, evitando que nos lo rompan. Pero eso es la lotería de la vida o ese juego de póker, que a veces nos descartamos de la carta que no debemos.