Rajoy y Zapatero pactan fijar el déficit en la Constitución

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha propuesto esta mañana la reforma de la Constitución para establecer una regla que garantice la estabilidad presupuestaria en el medio y largo plazo. La propuesta ha sido aceptada por el líder de la oposición, Mariano Rajoy.

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado, con 169 votos a favor, 7 en contra y 165 abstenciones, la convalidación del Real Decreto-Ley 9/2011, aprobado en Consejo de Ministros el pasado viernes con medidas para la mejora de la calidad y cohesión del Sistema Nacional de Salud (SNS), y que incluye diversas medidas para mejorar la gestión del gasto farmacéutico, hasta el punto de ahorrar 2.400 millones de euros a Estado y CC.AA.

Durante el debate, Zapatero ha anunciado su propuesta para reformar la Constitución para establecer una regla que garantice la estabilidad presupuestaria en el medio y largo plazo.

La idea es establecer una regla para garantizar la estabilidad presupuestaria a medio y largo plazo, en relación tanto con el déficit estructural como con la deuda, que debe vincular a todas las administraciones públicas.

Para ello, Zapatero ha explicado que ya ha consultado con el líder del PP, Mariano Rajoy, y con el candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Zapatero se ha mostrado convencido de que, al tratarse de una reforma constitucional, lo mejor es hacerlo con todo el consenso posible desde el "principio mismo del procedimiento"y, para ello, ha apostado por que los dos principales grupos del Congreso pacten una proposición de ley de reforma constitucional que pueda ser aprobada antes de que concluya la legislatura.

Según ha subrayado, el gobierno que salga de las urnas el próximo 20 de marzo debe seguir transitando por la senda del control del déficit, porque esa es una decisión estratégica de calado, estructural y no coyuntural, y "muy mayoritariamente asumida por la sociedad española y sus representantes".

Por eso, a su entender, el país debería estar en condiciones de trasladarla a la Constitución como están haciendo o planteándose otras grandes economías europeas.

El sentido de la iniciativa implica reforzar el compromiso con las necesidades del proceso de consolidación definitiva de la unión económica y monetaria, y significa también "un paso relevante para fortalecer la confianza en la estabilidad a medio y largo plazo en la economía española", ha agregado.

Durante el debate de convalidación del dectreto-ley de medidas económicas aprobado el pasado viernes, Zapatero dijo que esta medida ayudaría a "fortalecer"la confianza en la estabilidad a medio y largo plazo en la economía española.

Zapatero adelantó que ya ha trasladado esta iniciativa tanto al líder de la oposición, Mariano Rajoy, como al candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba.

"Considero que es factible llegar a ese acuerdo de reforma constitucional e invito a los dos grupos mayoritarios y a los demás grupos de la Cámara a que lo concreten en una proposición de ley de reforma constitucional que pudiera ser aprobada de inmediato", subrayó.

Además, ha anunciado que en el Consejo de Ministros del próximo viernes prorrogará seis meses más la ayuda de 400 euros que reciben los parados sin prestación y que está ligada a la formación.

Durante su intervención, el presidente dijo que también se ampliará el plazo de las bonificaciones para convertir contratos temporales en contratos de fomento a la contratación indefinida.

Asimismo se prorrogará el pago por parte del Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) de ocho días en los despidos objetivos. Además, se incluirán "adaptaciones en las modalidades de contratación"para favorecer el acceso de los jóvenes al mercado de trabajo y su formación.

Rajoy, de acuerdo
Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha expresado el apoyo de su partido a la propuesta del jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, de reformar la Constitución para establecer una regla de estabilidad de gasto. Eso sí, ha aprovechado para recalcar que el actual candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, se opuso a esta medida y la descalificó cuando la planteó el Partido Popular.

Durante el debate en el Pleno Congreso con motivo del nuevo decreto con medidas de ajuste aprobado por el Consejo de Ministros, ante el que el PP se abstendrá, Rajoy ha afirmado que su grupo está dispuesto a "facilitar"la tramitación de esta reforma de la Carta Magna, en "coherencia"con la postura que viene defendiendo el PP, ya que propuso por primera vez esta reforma el 25 de junio de 2010. "Creo que habría que haberlo hecho ya y las cosas nos habrían ido mejor", ha enfatizado.

Dicho esto, ha recordado las "descalificaciones, gracias y chanzas"que recibió el PP en su día cuando lanzó esta propuesta por parte de Rubalcaba y se ha preguntado si esta persona que demostró "un alarde de conocimientos sin parangón, ha cambiado de opinión".
 
El PSOE, a favor
Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, mostró hoy el apoyo de su partido al cambio constitucional propuesto por el Gobierno para limitar el déficit y "apoyar así el crecimiento económico".

"Controlar el déficit es esencial para evitar turbulencias especulativas, dotar de mayor estabilidad a la economía (...), dar más confianza a los inversores y apoyar el crecimiento económico", defendió Alonso durante su intervención en el pleno del Congreso para debatir las últimas medidas económicas del Gobierno.

Alonso calificó el último paquete de medidas de "razonables y consistentes"y alabó la labor del Ejecutivo, que en su opinión está gobernando "hasta el último minuto"con austeridad, consiguiendo éxitos (...) y haciendo reformas estructurales "sin renunciar a un ápice a las políticas sociales".

Por contra, criticó el papel del PP, que, "a falta de propuestas concretas y sólidas, opta por defender el modelo de Reino Unido, y miren cómo está Reino Unido", dijo.


Neutralidad
Por último, Zapatero pidió "naturalidad"para la reforma de la Constitución que limite el déficit
y el endeudamiento del Estado, y que debe afectar "a todas las administraciones públicas". 

En su réplica a las intervenciones de los grupos parlamentarios en el Pleno del Congreso de los Diputados, el presidente subrayó que las reformas constitucionales son "relativamente frecuentes" en otros países y España ya tiene madurez democrática para afrontarla.

"Tenemos que actualizar la Constitución", aseguró, porque "algunas de sus partes"destilan una "visión de los años setenta, cuando se hizo, como es natural".

La regla de gasto de las administraciones no sería para el próximo año ni para la próxima legislatura, reiteró, sino para un horizonte largo de tiempo, para poder ser aplicada "en 2018, en 2020".

Por ello, a las críticas lanzadas por Mariano Rajoy contra el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, por respaldar ahora la reforma después de haberla menospreciado, respondió con una petición
a "trabajar por ello".

El presidente juzgó "excepcional"la disposición de Rajoy al acuerdo, y le emplazó a "buscar la utilidad del conjunto"más allá de la "modestia"de cada cual al reconocer la paternidad de las iniciativas.

Será "una buena señal"para el futuro del país incluso por el hecho de que la medida deberá ser aplicada en un tiempo en el que "ninguno de los que estamos aquí, yo por supuesto", ejerza ya el liderazgo político de su formación.

Al portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, que alertó de la necesidad de preservar cierta "flexibilidad"para afrontar "excepciones", le aseguró que la fórmula debe basarse en "criterios objetivamente rigurosos"sobre lo que es déficit estructural, pero "por supuesto"recogerá flexibilidad.

Finalmente, a la portavoz de UPyD, Rosa Díez, le aseguró que la redacción que se incluya en la Constitución debe incorporar "a todas las administraciones públicas".