Hamas y Al Fatah vuelven a tirarse los trastos

La posibilidad de una reconciliación interpalestina se aleja una vez más.

El líder de Hamas en el exilio, Jaled Meshal
El líder de Hamas en el exilio, Jaled Meshal

Las dos principales facciones, el partido Al Fatah –que dirige la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que gobierna en Cisjordania– y el grupo Hamas –que controla la franja de Gaza– parecen no alcanzar un consenso sobre quién debe ser el primer ministro del gobierno de unidad nacional que acordaron formar el pasado mes de mayo en El Cairo, después de cuatro años de división. Con la mediación de Egipto, los dos grupos –que ya compartieron Gobierno entre 2006 y 2007– acercaron posturas esta primavera.

A pesar de las muchas reuniones mantenidas en los últimos cuatro años en El Cairo, fue imposible reconciliar a las dos facciones políticas y militares, que se enfrentaron en junio de 2007, cuando Hamas tomó el poder en Gaza y expulsó a Al Fatah de la franja. Finalmente, hace un mes y medio, Hamas y Fatah firmaron, por primera vez en todo este tiempo, un acuerdo escrito, que contempla la formación de un gabinete de tecnócratas y la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias antes de un año.

Sin embargo, la elección de un líder ha quedado ahora pospuesta de forma indefinida, según informaban ayer tanto Hamas como Fatah, sin ofrecer explicaciones. Esta semana, estaba prevista la celebración de una reunión en El Cairo entre el presidente palestino, Mahmud Abbas, y el líder de Hamas, Jaled Meshaal, para el anuncio de la composición del gobierno de unidad nacional. Una unidad que todavía no existe, a pesar de la buena voluntad mostrada por ambas partes, cuyas diferencias ya quedaron al descubierto la semana pasada, cuando Hamas dejó claro que rechaza que Salam Fayad siga siendo el primer ministro palestino, tal y como proponía Fatah.

Este economista de corte liberal goza del reconocimiento de la comunidad internacional, algo que Hamas necesita desesperadamente, pero el grupo lo considera demasiado cercano a Fatah y «amigo» de EE UU. Hamas prefiere a un hombre de su confianza en la jefatura del nuevo Gobierno, lo que complicaría aún más las futuras negociaciones con Israel, que ya ha rechazado sentarse a la misma mesa con una Autoridad Nacional Palestina en la que estén incluidos los islamistas. La designación de un gobierno de unidad nacional representa un nuevo obstáculo en el proceso de paz, a pesar de ser indispensable para un futuro estado palestino que tendrá que integrar a Gaza y Cisjordania, separadas ahora no sólo por el Estado de Israel.

Salam Fayad
Goza del respaldo de la comunidad internacional y, según los analistas, fue nombrado por Mahmud Abbas, el actual presidente de la ANP, para liderar el próximo gobierno de unidad palestino.

Jaled Meshal
Ha llevado a cabo negociaciones para establecer una tregua con Israel, aunque jura continuar la lucha por establecer un Estado palestino sobre la base de las fronteras previas a 1967.