Mas planteará al Gobierno el concierto económico después de las elecciones generales de 2012

La Razón
La RazónLa Razón

BARCELONA- Para CiU el Estatut está caducado y, por este motivo, han situado el concierto económico como nuevo horizonte político para la federación nacionalista y para Cataluña. Sin embargo, si el presidente de CiU, Artur Mas, llega a la Generalitat tras las elecciones catalanas previstas para otoño no planteará el concierto económico inmediatamente. El nacionalista cree que el momento adecuado para formalizar esta demanda es después de las próximas elecciones generales, previstas para la primavera de 2012. «Hay que esperar el momento oportuno en la política española», aseguró ayer en una entrevista concedida a la Agència Catalana de Notícies (ACN). De momento, Mas se dedicará a estudiar el concierto económico para tratar de tenerlo «perfectamente planificado». Pese a todo, el presidente de CiU sabe que será muy difícil que el Gobierno acepte la propuesta. «Soy consciente de que es poner el listón muy alto, pero creo que nos tenemos que fijar objetivos colectivos ambiciosos», reconoció Mas, al mismo tiempo que admitió desconocer si la negociación sería más fácil con PSOE o PP porque ambos son igual de «antipáticos».
El nacionalista está convencido de que para conseguir el concierto económico no será necesario reformar la Constitución porque la Carta Magna «no dice que el País Vasco tiene que tener un sistema fiscal diferenciado del resto, ni Navarra tampoco».
El presidente de CiU considera, además, que no es necesario que se reproduzca al pie de la letra «la fórmula estricta del País Vasco». Por este motivo, habló de «un pacto fiscal catalán».